Woody Allen: los setenta (’70)

Para este escrito se comentará sobre algunas producciones de Woody Allen partiendo de los años setenta, etapa considerada por sus cuatro últimas películas, entre las mejores de su producción cinematográfica.
Filmografía los setenta: “Pussycat, Pussycat, I Love You” (1970), “Bananas” (1971), “Play It Again, Sam” (1972), “Todo lo que Quiso Saber sobre el Sexo pero nunca se atrevió a preguntar” (1972), “El Dormilón” (1973), “La última noche de Boris Grushenko” (1975), “El Testaferro” (1976), “Dos extraños amantes” o “Annie Hall” (1977), “Interiores” (1978) y “Manhattan” (1979).

De este ciclo de diez participaciones del neoyorquino como actor, guionista y director, se ha visto la mayoría de las películas pero se comentaron las siguientes:

Bananas, 1971

Guión: Woody Allen y Mickey Rose.

Dirección: Woody Allen.

Actuaciones: Woody Allen (Fielding Mellish), Louise Lasser (Nancy), Nati Abascal (Yolanda), Carlos Montalbán (General Emilio M. Vargas).

Ante un acontecimiento en San Marcos, inicia el filme con el sarcástico tratamiento mediático dado a la muerte del presidente y, la dictadura impuesta en ese supuesto país suramericano.


 “Vamos a presenciar un asesinato de un dictador latinoamericano”


Fielding Mellish (Woody Allen), es un hombre sencillo que entró dos días a la universidad, por lo que su poca preparación lo hace dedicarse a controlar la calidad de los productos para una empresa. Logra conquistar una novia luchadora de la igualdad, y por amor él se involucra en todas las actividades de ella. Nancy, decide dejar la relación entre otros detalles porque Mellish no tiene don de liderazgo. El infeliz hombre, parte a San Marcos y el gobierno instaurado en dicho país intenta asesinarlo, corriendo con la suerte de ser ayudado por los “revolucionarios”. Cuando Esposito -jefe de la revolución- logró derrocar al dictador Molina, el poder lo vuelve loco… el final tendrá que verlo.


 “La locura está de moda”


Diálogo:

Nancy a Fielding:

-Eres inmaduro Fielding.

-¿En qué aspecto soy inmaduro?

-Emocional, sexual e intelectualmente.

-Si, pero ¿de qué otra manera?


Escenas destacadas:

  • Desde el momento que Fielding compra revistas para adultos, y sigue la secuencia del tren cuando dos delincuentes (Sylvester Stallone es uno de ellos) entran a someter a los pasajeros, hasta que sale de ese problema y ayuda a estacionar un carro, es para no parar reír.
  • Ya Fielding metido a revolucionario y, con toda la torpeza de su escuálido cuerpo, llega otra serie de escenas divertidas.

: ¡Entretenidísima comedia, no puede dejar de verla porque a pesar de los años, el público actual sentirá cierta identificación con los bananeros tropicales.

Sueños de un seductor, 1972

[Play It Again, Sam]

Guión: Woody Allen.

Dirección: Herbert Ross.

Actuaciones: Woody Allen (Allan), Diane Keaton (Linda), Tony Roberts (Dick), Jerry Lacy (Bogart).

La comedia inicia con la proyección en el cine de una emblemática película clásica, es la escena final de despedida de los dos protagonistas.


00:08:46,272 –> 00:08:53,988

-No soy como tú.

-En Casablanca, cuando perdiste a  Ingrid, ¿no te derrumbaste?

-Nada que un whisky con soda no habría reparado.


Nancy le pidió el divorcio a Allan y se fue a México. Un matrimonio de amigos tratará de conseguirle novia. El escritor al no empatizar con ninguna, se da cuenta que le gusta Linda la mujer de su amigo quien sucumbe a sus encantos.

La particularidad de esta comedia es la inclusión de un personaje de la cinematografía conocido mundialmente, que pasó a ser amigo, confidente y psiquiatra de Allan, el actor de Casablanca: Bogart, quien terminó partiendo a Alaska.


Al parecer en la comedia de Allen se vale cualquier chiste por muy machista y cavernícola que parezca:

00:57:35,716 –> 00:58:11,794

¿Leíste en el periódico que una mujer de Oakland fue violada?

-¡Nunca estuve ni cerca de Oakland!

-Debes estar en bolas para violar tantas mujeres y sobrellevarlo.

Si alguien tratara de violarme, pretendería seguirle el tren, y luego arrojaría un objeto pesado sobre él. Eso, al menos que lo esté disfrutando.

-Dicen que es un deseo secreto de toda mujer.

Supongo que depende de quien sea el violador.


 

: “Soy una bestia salvaje, viciosa”.

Todo lo que quiso saber sobre el sexo (pero nunca se atrevió a preguntar), 1972

[Everything you always wanted to know about sex (but you were afraid to ask)]

Guión y dirección: Woody Allen.

Actuaciones: Woody Allen (Victor Shakapopulis / Fabrizio / Espermatozoide), Lou Jacobi (Sam Musgrave), Lynn Redgrave (La Reina), Burt Reynolds (El jefe de los espermatozoide), Gene Wilder (Dr Doug Ross), John Carradine (Dr. Bernardo), Anthony Quayle (El Rey), Louise Lasser (Gina).

Esta película de largo título (quizás entre los más extensos de la cinematografía mundial) por su osadía sería interesante imaginar la postura de algunos ante lo visto en aquella época (1972). Es una comedia para retorcerse de risa en siete capítulos de gran ocurrencia. No sólo son las preguntas que encabezan cada corto, sino la respuesta dada con ingeniosos personajes. ¿El bufón que se expresa como Hamlet? ¿Un médico enamorado de una oveja? ¿Una frígida italiana que no es frígida pero si italiana? ¿Han visto un seno gigante rodando? En pleno acto sexual, mecanizado ¿un espermatozoide duda? ¿Y si el espermatozoide es Allen?

: ¡Qué creativa película!

El Dormilón, 1973

[Sleeper]

Guión: Woody Allen y Marshall Brickman.

Dirección: Woody Allen.

Actuaciones: Woody Allen (Miles Monroe), Diane Keaton (Luna Schlosser).

1973, ha pasado 200 años desde que Miles Monroe dormía luego de una operación de apéndice. Lo despiertan en el año 2173 para que cumpla la misión de buscar al líder revolucionario y acabar con la dictadura impuesta. Todos los ciudadanos han sido registrados y catalogados por huellas, fotografías, voz, y el único que no tiene archivo de ciudadano es Miles Monroe, quien pasa a ser ilegal, mientras el tirano es una nariz.


-“Bueno, creo que hay alguien ahí arriba que nos vigila.  Desgraciadamente, es el gobierno.”


Esta vez Allen traslada al público a su visión del futuro, y cómodamente nos proporciona el perfil social, económico y psicológico de Miles, quien antes de ser operado y caer en el largo sueño, estuvo casado, estudió literatura y conoció el jazz. Entre los pasajes de la película, en un delirio Miles Monroe interpretó a Blanche DuBois la atormentada y frágil mujer de “Un Tranvía llamado deseo” obra del dramaturgo Tennessee Williams (1911-1983), habla de las bondades del Volkswagen y dejó claro, que no cree en la ciencia, ni en Dios ni en la política, sólo en el sexo y la muerte.


 No, por favor. No dejéis entrar la luz.

Cubrid esas luces, por favor.

Soy Blanche… Blanche Dubois.


 

: ¡Llegará el momento que se acabarán los calificativos positivos, porque los habré usado todos para referir al ingenio de Allen!

La Última Noche de Boris Grushenko, 1975

[Love and Death]

Guión y dirección: Woody Allen.

Actuaciones: Woody Allen (Boris Grushenko), Diane Keaton (Sonja), Jessica Harper (Natasha).

Comedia de época, que muestra símbolos visuales relacionados con la muerte y la religión (urnas, apariciones). Y como otras veces, Allen recurre a obras de grandes autores involucrándolos en ingeniosos diálogos.


 “Welcome idiots”


 Diálogo:

Sonja: El sexo sin amor es una experiencia vacía.

Boris: [Pero de las experiencias] es una de las mejores.

 

: ¡Allen va y viene a su antojo, tenga paciencia!

El Testaferro, 1976

[The Front]

Guión: Walter Bernstein.

Dirección: Martin Ritt.

Actuaciones: Woody Allen (Howard Prince), Zero Mostel (Hecky Brown), Michael Murphy (Alfred Millar), Andrea Marcovicci (Florence Barrett), Herchel Bernardi (Phil Sussman).

El guión también conocido como “La tapadera” o “El presta-hombres”, no está a cargo de Allen y tampoco cuenta con su dirección, lo que permite al actor enfocarse solo en su interpretación del fracasado que presta su nombre a escritores que formaban parte de la “casería de brujas” de la época.

Es un interesante argumento que destaca el drama de la represalia dada a escritores por sus ideas políticas, combinado con las situaciones de comedia del personaje que asume la autoría de las obras, a manera de cubrir a los perseguidos. Lo irónico es que Howard Prince (Woody Allen) no tiene que ver ni con la literatura ni con la política, pero no le viene mal ganar un dinerito extra.

: ¡Para quienes siguen fielmente la filmografía de Allen, no pueden pasar por alto su participación en esta película, como actor y en una interpretación más calmada.

Dos Extraños Amantes, 1977

[Annie Hall]

Guión: Woody Allen y Marshall Brickman.

Dirección: Woody Allen.

Actuaciones: Woody Allen (Alvy Singer), Diane Keaton (Annie Hall),Tony Roberts (Rob), Carol Kane (Allison), Paul Simon (Tony Lacey), Shelley Duval (Pam), Christopher Walken (Duane Hall) y, en un papel menor Sigourney Weaver.


Premios: Largometraje ganador de cuatro premios de la academia (actriz, guión, director y película), incluyendo el de la pareja del director en ese momento: Diane Keaton.


Nueva York. La comedia romántica trata la relación de un humorista con una novata actriz y cantante quienes por incompatibilidad, se separan.

Alvy Singer cuenta sobre la ruptura con su ex pareja Annie Hall, después conocemos las excusas que van delimitando la relación sexual entre ellos; le sigue repasar algunas ex parejas de ella. Sabremos de la relación de Alvy con sus ex esposas, retrocede el tiempo, una vez más, para recordar cuando conoció a Annie (quien suele drogarse cuando tiene sexo, él no). Llega el engaño, la separación, él la extraña y le ofrece matrimonio, ella no acepta. Alvy estrena su primera obra de teatro, Annie es cantante, y los ahora amigos se encuentran para recordar viejos tiempos.


 “Siento que la vida está dividida en lo horrible y lo miserable.”


Es el primer título de nombre femenino en la filmografía de Woody Allen, y más allá de las particularidades de los personajes principales (destacado el vestuario de Annie), los diálogos son chispeantes y la novedosa estructura no lineal rompe la cuarta pared, pone en otros planos a los protagonistas, la pareja interactúa mientras se oyen sus pensamientos, usa el flashback, sale un espíritu, integra la pantalla compartida y dibujos animados en la trama, y como en la mayoría de las comedias se aprovecha para decir ciertas verdades:

ALVY: Don’t you see? The rest of the country looks upon New York like we’re-we’re left-wing Communist, Jewish, homosexual, pornographers. I think of us that way, sometimes, and I-I live here.

 

: ¡Qué diálogos y frases ingeniosas dentro de la enredada estructura bien resuelta!

Interiores, 1978

[Interiors]

Guión y dirección: Woody Allen.

Actuaciones: Diane Keaton (Renata), Geraldine Page (Eve), Kristin Griffith (Flyn), Mary Beth Hurt (Joey), Maureen Stapleton (Pearl), Richard Jordan (Frederick), E.G. Marshall (Arthur), Sam Waterston (Mike).

En un frío ambiente de decoración elegante, verá a una familia disfuncional de clase social acomodada: tres hermanas (Renata, Flyn y Joey) y los maridos de dos de ellas, la mamá depresiva separada de su esposo (Eve), el papá (Arthur) con su nueva novia.

Interiores sería el primer drama de Woody Allen, sin participar él como actor y dedicado al diálogo serio e intenciones profundas de los personajes. Difícil de digerir la puesta en escena para quienes están acostumbrados a sus locuras en la estructura, acá no hay un Bogart conversando ni sale un dibujo animado, hay “flashback” pero la historia no se contextualiza en épocas pasadas y tampoco en su visión del futuro; es un planteamiento diferente, pesimista, melancólico, triste, con una solución tan dura como necesaria, liberadora para todos los personajes. Y en ese tono dramático, Allen continua indagando en la interioridad, en la psiquis humana, una constante temática del autor.

 

: ¡No apto para depresivos!

Manhattan, 1979

Guión: Woody Allen y Marshall Brickman.

Dirección: Woody Allen.

Actuaciones: Woody Allen (Isaac Davis), Diane Keaton (Mary Wilke), Mariel Hemingway (Travis), Michael Murphy (Yale), Meryl Streep (Jill).


Nominaciones: La comedia romántica alcanzó dos nominaciones al premio de la academia, uno para mejor guión y otro para la joven actriz Mariel Hemingway.


Esta película narrada en blanco y negro, nos presenta a un escritor de 42 años, con dos divorcios, un hijo y una ex esposa lesbiana que pretende publicar un libro sobre la vida matrimonial de ambos (lo publicó).

Sumado a lo anterior, Isaac Davis se relaciona con una menor de edad de 17 años que quiere estudiar actuación. Con la intención de escribir un libro, renunció a su trabajo de guionista de TV, por tanto, deberá gastar menos y no podrá tener más lecciones de Tenis. Su mejor amigo lleva doce años de casado y tiene de amante a la divorciada periodista Mary Wilke, que luego será pareja de Isaac. Hasta aquí, infidelidades y rupturas, hasta volver a una aparente y corta normalidad.


 Diálogo:

En una reunión:

(…)

Isaac: Sátira es una cosa y bates es otra.

-Más vale Sátira que fuerza bruta.

Isaac: Es difícil ser satírico con quien lleva botas.


Aunque Allen repite con el personaje de escritor, en lo que ya no parece un personaje sino un retrato de sí mismo, nos muestra entre humor y drama, maduros diálogos de la intimidad de pareja. Justo en esta película, Diane Keaton y Woody Allen se separan en lo personal y en lo profesional.

 

: ¡Imperdible!

Ver también:

Club Crítica | DESTE | Todos los derechos reservados | @clubcritica

 

 

Anuncios

Un comentario el “Woody Allen: los setenta (’70)

  1. Pingback: RESUMEN 2011: LO MEJOR DEL CINE « © CLUB CRITICД

¡Critique, opine y comente! ¡Gracias por participar! (↓)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s