Woody Allen: Los noventa (’90)


Este periodo se convertiría en el más difícil en lo personal tanto para el actor, director y guionista Woody Alllen como para su pareja sentimental de años con quien tuvo tres hijos (dos adoptados), la actriz y compañera de mucha de sus producciones: Mia Farrow. Un escándalo que a Allen Stewart Konisberg aún se le reprocha públicamente y que la ley definió con la custodia de los hijos a cargo de la actriz. Con sólo detallar la filmografía de Allen se evidencia que tan culpable o inocente puede ser, sin embargo, tratando de obviar lo lamentable del hecho y esperando que ambos resuelvan sus conflictos personales, volvamos a enfocarnos en las películas que se estrenaron de Allen en la década de los noventas.

Filmografía de los años ‘90 de Woody Allen: “Alice” (1990), “Sombras y niebla” (1991), “Escenas en un centro comercial” (1991) “Maridos y mujeres” (1992), “Misterioso asesinato en Manhattan” (1993), “Balas sobre Broadway (1994), “Poderosa Afrodita” (1995), “Todos dicen I Love You” (1996), “Desmontando a Harry” (1997), “Celebrity” (1998), “Antz” (1998), “El gran amante” o “Acordes y desacuerdos” (1999.

Alice, 1990

Alice, 1990 Guión y dirección: Woody Allen.

Elenco: Mia Farrow (Alice Tate), William Hurt (Doug Tate), Alec Balwin (Ed), Joe Mantegna (Joe), Keye Luke (Dr. Yang).

Nominación: Una candidatura al premio de la academia como guionista para Woody Allen, y una nominación al Golden Globe como mejor actriz para Mia Farrow.

Alice Tate (Mia Farrow) lleva casi dieciséis años de casada con el bien parecido y adinerado Doug Tate (William Hurt), y dos hijos del matrimonio. Es sofisticada y religiosa, recatada y sumisa, tiene de todo materialmente pero es infeliz, y lidia con la culpa por gustarle un hombre que conoció en el sitio donde estudia su pequeña hija, sin atreverse a traicionar a su marido.

Somatizando su angustia interna, siente dolor de espalda que por recomendación de varios, acude a un curandero chino (Keye Luke) que encontró el real problema de la insegura mujer. Poco a poco el curandero le ayudó con infusiones y yerbas, mientras, al estilo del país de las maravillas, Alice reaccionó con mágicos traslados y desapariciones, descubriendo a sus allegados, viendo a sus padres en el pasado y reencontrándose con su fantasmal ex novio Ed (Alec Balwin) a quien dejó para casarse con su actual y exitoso esposo, con él literalmente voló recorriendo la ciudad.

La protagonista rompió los esquemas de su acostumbrada monotonía, evadiendo la realidad y encontrando otras, surgiéndole nuevas motivaciones como ir a la universidad o ser escritora, aunque para esto deba esperar que la musa baje y ser estimulada con el té recetado por el médico alternativo. En cada paso dado se descubrió a sí misma como amante, hermana, hija y mujer, consiguiendo aclarar dudas del presente así no tuviera todas las respuestas.

Con esta historia, nuevamente Allen recurre en la forma al elemento fantástico justificándolo con hipnosis, té de hierbas o hierbas fumadas, mas en el fondo nos reitera la infidelidad tanto de la mujer como del hombre y el desgaste matrimonial, en esa mezcla de comedia dramática que ya se pudo ver en ‘La Rosa purpura de El Cairo’ (1985). En ese sentido, el personaje de Alice solo cambia de posición social en comparación a Cecilia, pero ambas son personajes similares en la fragilidad e inconformidad existencial, rasgos característicos en la cinematografía de Allen y protagonizados por Mia Farrow, que por un lado con este tipo de personaje sumisos se estanca actoralmente, pero que también le permite destacarse de principio a fin.

: Si de este autor ya vio películas de años anteriores, usted es adicto de sus largometrajes, inevitablemente tendrá que ver Alice.

Sombras y niebla, 1991

[Shadows and Fog]

Sombras y niebla, 1991

Guión y dirección: Woody Allen.

Elenco: Woody Allen (Kleinman), Mia Farrow (Irmy), Michael Kirby (Killer), John Malkovich (Clown), Jodie Foster (Prostituta), Madonna (Marie).

Entretenida comedia de suspenso que suma a la filmografía de Allen otra película en blanco y negro (Manhattan, Recuerdos, Zeling) para justificar una misteriosa noche donde un “Nosferatu” ataca en la niebla, por tanto los hombres del pueblo planifican tomar venganza por sus propias manos, pero para atrapar al asesino necesitan de la mayoría de habitantes y acuden al inseguro Kleinman (Woody Allen) para que se una al grupo, luego le dirán su misión. Asimismo, en otro lugar de sombras, una pareja circense (el payaso y la tragasables) conversa de su relación sentimental e intereses, minutos después una infidelidad acabó en ruptura.


“La familia es la muerte del artista”


En comparación a otras propuestas del autor, poco se llega a conocer a los personajes, salvo Irmy que es una mujer de circo engañada, con deseo de ser madre y formar una familia, que parecía incapaz de cobrar -y muy bien- por una noche de placer y, no sólo lo hizo sino que disfrutó más que al estar con el engañador payaso. En cuanto al oficinista Kleinman, se puede conocer que es de aspecto débil y de conducta cobarde, que traicionó a su novia con la hermana menor el día de su boda. El resto de los actuantes quedaron desvalidos y sin mayor relevancia, insisto, comparándolo con otros personajes perfectamente delineados en anteriores trabajos. A esa cantidad de intérpretes, se suma las escuetas acciones de un circo que debió ser más aprovechable y quizás no darle mayor importancia a una conversación sexual en un prostíbulo, tema que excita las neuronas de Allen ya que sin vincularse con el caso central de los asesinatos, es de las secuencias más destacadas del film.


“Solo hay un amor verdadero y es el no correspondido, ese dura para siempre”.


Si bien la excusa de la trama es el asesino que está aterrando a la población, la pieza divaga en el suspenso mientras sobresale la excelente ambientación, en una sola noche compartida de humor y la magia de un truco final. Evidenciando una ambiciosa producción de mezcla de géneros, que tampoco sería la primera vez que Allen experimenta -así se repita- solo que esta vez faltó algo, por la cantidad de figuras presentes, por los escenarios, los homenajes, los temas y criticas, quizás por eso no es una obra redonda, se dispersa y pierde interés el caso principal. Para esta fecha (1991), ya el recorrido del director es bastante amplio reiterando su punto de vista, nada le costaba dejar de lado sus obsesiones ya expuestas en otros filmes y darle más valor a la trama central.

Y por muy contradictorio que esto parezca, es disfrutable la película, logra buenos momentos de risa sobre todo para quienes “necesitan las ilusiones igual que necesitan el aire.”

Maridos y mujeres, 1992

[Husbands and Wives]

Maridos y mujeres, 1992

Guión y dirección: Woody Allen.

Elenco: Woody Allen (Gabe Roth), Mia Farrow (Judy Roth), Sydney Pollack (Jack), Judy Davis (Sally), Juliette Lewis (Rain).

Nominación: Con dos postulaciones al premio de la academia, uno para la actriz Judy Davis y otro al guionista Woody Allen.

Drama romántico de amores y desamores, de conformidad y búsqueda, de separaciones y uniones, de maridos y esposas. Trata de una pareja (Sally y Jack) que le cuenta a un matrimonio de amigos que se van a divorciar. A partir de ese momento, Judy y Gabe analizando la separación de sus amigos, comienzan a cuestionarse su relación, lo que quiere ella, lo que él no desea, lo que esperaban el uno del otro, en lo que se convirtió y es su realidad matrimonial.


“Si uno no cambia, solo se consume”


En una estructura de entrevista psicológica documental, que va analizando y confesando a sus protagonistas para narrar y reconstruir la historia de todos los involucrados, desde el presente pasando por el flashback, hasta que la mayoría de los insatisfechos personajes consiguen la solución a sus angustias sentimentales, incluso Gabe, quien decide quedarse solo a diferencia de Cliff Stern en “Crímenes y castigo”, quien no tuvo opción para quedar acompañado.

Un destacado contrapunteo actoral, intimista y reflexivo por el cual transcurre la vida de los bien delineados personajes, mientras iban planteando sus carencias, intereses y frustraciones, y en esa temática el guionista ha demostrado ser muy hábil, todo un maestro. Nuevamente el autor da esa visión mordaz y pesimista tanto del amor como del sexo, y lo difícil de congeniar cada quien con su cada cual. Asimismo, hasta lo que se ha visto en las producciones de Allen, él confiesa por medio de su creación, mucho de su pensar y, dado el escándalo sufrido con Mia Farrow que dio por terminada su relación íntima y laboral, también devela mucho su accionar en la vida real (por ejemplo el gusto por las jovencitas visto desde Manhattan).

Un experimento de tono realista (o un falso documental ya logrado en Zeling) que hace difícil escoger escenas sobresalientes, ya que todos los actores tuvieron su momento para brillar, sin embargo, me quedaré con la mayoría de los diálogos donde participó Juliette Lewis, la experimentada joven Rain.

: Cómo le ha rendido el personaje de sí mismo a Allen, y el planteamiento persistente de la unión disfuncional de la pareja amorosa. Un grito más del verdadero protagonista diciendo lo que es y es capaz de hacer.

* Soundtracks

Misterioso Asesinato En Manhattan, 1993

[Manhattan Murder Mystery]

Misterioso Asesinato En Manhattan, 1993 Dirección: Woody Allen.

Guión: Woody Allen y Marshall Brickman.

Elenco: Diane Keaton (Carol Lipton), Woody Allen (Larry), Alan Alda (Ted), Anjelica Huston (Marcia Fox), Jerry Adler (Paul House), Lynn Cohen (Lillian House), Joy Behar (Marilyn), Ron Rifkin (Sy), William Addi, John Doumanian, Sylvia Kauders.

Nominación: Candidata Diana Keaton al premio Golden Globe como mejor actriz de comedia, y Anjelica Huston al BAFTA como actriz de soporte.

En una nueva historia cruzada, de parejas casadas y de solteros que entran a formar parte de los matrimonios establecidos para crear dudas, celos, separación, unión, reconciliación…y muerte.

Divertida comedia de enredos que mantiene al espectador en total expectativa hasta dar con el resultado, a diferencia de “Sombras y niebla” (1991) esta vez Allen pudo engranar el suspenso de un asesinato, los conflictos cotidianos y la comedia, resolviéndolo de forma concreta y sin perderse en el camino.

‘Misterioso asesinato en Manhattan’ entra en mi top de las mejores películas de Allen y sin temor a equivocarme, es una de sus comedias más entretenidas, en cuanto a la acción en el humor y la intriga, pero en el fondo otra vez dando su punto de vista de la relación de pareja, que sin ser radicalmente pesimista y bombardeada de diálogos como en “Maridos y mujeres” u otras cintas del autor, planteó ciertos distanciamientos que se van dando en el matrimonio de Carol y Larry, salvables porque pese a las tentaciones, sienten celos el uno del otro y logran mantenerse unidos.

Destacado

-Carol sola, hurgando en la casa del vecino (algo similar a la escena del cuarto en “La pantera rosa 1963”).

-Carol y Larry en una entretenida secuencia en el ascensor.

-La recreación de la escena final dentro de una sala de cine.

RECOMENDADA

: Para no creer que semejante escándalo que involucró a Allen de incesto y pedofilia, denunciado por la actriz y su pareja durante doce años, no le haya perjudicado en nada creativamente, hay que ser de palo para seguir dando la cara al mundo que tanto le admiró -y le admira pese a la disputa legal- y que a partir de ahora, entenderá mejor su obsesión por el sexo. Psiquiatra de por vida.

Balas sobre Nueva York, 1994

[Bullets Over Broadway].

Balas sobre Nueva York, 1994

Dirección: Woody Allen.

Guión: Woody Allen y Douglas McGrath.

Elenco: John Cusack (David Shayne), Dianne Wiest (Helen Sinclair), Jennifer Tilly (Olive Neal), Chazz Palminteri (Cheech) y Mary-Louise Parker (Ellen).

Premios: Siete nominaciones al Óscar y un premio obtenido por Dianne Wiest como actriz de soporte, también la actriz fue galardonada con el Golden Globe.

Años 20. Todo gira en torno a un dramaturgo de escaso éxito (David Shayne), que en medio de la creación teatral tiene crisis de ideas. Repentinamente un guardaespaldas (Shayne y Cheech) que desconoce su don, ayuda en el desarrollo de la obra involucrándose con los personajes y sus intérpretes (Helen Sinclair y Olive Neal).

Es un film que hará identificar a un gremio, por ciertas concesiones que el autor debe permitir si quiere ver el estreno de su obra o a quienes hayan participado en el proceso creativo de la construcción de una historia, personaje o idea. Ese mundo teatral de los años 20, a la par de enredos amorosos e infidelidades entre sus personajes, paralelo al mundo gansteril.

Allen como suele hacer, aporta toda su cultura (música, literatura, pintura), cita a grandes autores, en muchos casos, captado sólo por quienes, al igual que él, tengan un bagaje cultural que haga entender más allá del evidente diálogo.


“Si te hundes, húndete con el mejor”


Un reflejo gracioso y dramático, como burlesco y crítico del mundo de las tablas y también del perfil mafioso.

Como dirían los españoles, “flipé” viendo este lío creativo, de crisis de ideas y buenas actuaciones. Interesante el mensaje de imponerse como “artista” a serlo realmente, se nace no se hace.

RECOMENDADA

: John Cusack es el actor que esta vez le tocó representar al dramaturgo frustrado con las características que siempre asume Woody Allen en sus interpretaciones, aunque todos sabemos que el director es su vida real es un afortunado de la vida y sin duda, del séptimo arte, porque ha hecho una o más películas por año, ha estado relacionado sentimentalmente con mujeres de igual talento, a cometido crímenes sin castigo, y aún así los demonios que lleva por dentro en la mayoría de los casos –que sepamos-, los ha usado para crear personajes y obras. Por tanto, si en algo se parece Allen a sus personajes, no es precisamente en el fracaso.

Poderosa afrodita, 1995

[Mighty Aphrodite].

Poderosa afrodita, 1995

Guión y dirección: Woody Allen.

Elenco: Woody Allen (Lenny), Mira Sorvino (Linda Ash), F. Murray Abraham (Leader) y Helena Bonham Carter (Amanda).

Premios: Dos nominaciones al Óscar y un premio obtenido por Mira Sorvino como actriz de soporte, también la actriz fue galardonada con el Golden Globe.


“Cuando sonríes… El sol continua brillando”


Todos dicen que te amo, 1996

[Everyone Says I love you].

Todos dicen que te amo, 1996

Guión y dirección: Woody Allen.

Elenco: Woody Allen, Goldie Hawn (Steffi), Julia Roberts (Von), Edward Norton (Holden), Drew Barrymore (Skylar), Natalie Portman (Laura).

Nominación: Como mejor comedia musical al Golden Globe.

Desmontado a Harry, 1997

[Desconstructing Harry].

Desmontado a Harry, 1997

Guión y dirección: Woody Allen.

Elenco: Woody Allen (Harry Black), Kirstie Alley (Joan), Judy Davis, Elizabeth Shue (Fay), Richard Benjamín, Billy Cristal (Larry), Demi Moore (Helen), Bob Balaban, Amy Irving, Mariel Hemngway, Robin Williams, Caroline Aaron (Doris), Paul Giamatti (Profesor Abbott).

Nominación: Woody Allen (guión).

Sí, nuevamente el protagonista es un escritor, Harry Black (Woody Allen), promiscuo, inmoral, divorciado en tres oportunidades, “en bancarrota espiritual”, “un judío autodestructivo” que gusta estar con prostitutas y usa la vida de quienes le rodean para nutrir sus historias de ficción.


“Ya no quiero disfrazarlo tanto, siempre saben que soy yo”.


Como recurso creativo, más allá de las vueltas que le da Allen a repetidos rasgos psicológicos del personaje central y a divertidos diálogos, incluye varios actores interpretando el mismo personaje principal en diferentes etapas, fabuloso ejercicio de imaginación que cualquier lector usa para recrear escenas de un libro y seleccionar el rostro de cada personaje. Asimismo, incluyó al estilo de su metraje “Alice”, el recurso de la droga o pastillas para lograr alucinógenos y novedosos efectos visuales en esa mezcla de realidad y ficción que tiende a usar en sus largometrajes.

: Para entender la historia puede ser un enredo desconstruir a Harry.

Todo por el éxito, 1998

[Celebrity]

Todo por el éxito, 1998

Guión y dirección: Woody Allen.

Elenco: Kenneth Branagh (Lee Simon), Winona Ryder (Nola), Judy Davis (Robin Simon), Leonardo DiCaprio (Brandon Darrow), Melanie Griffith (Nicole Oliver) y Charlize Theron (supermodelo).

Al momento de salir Charlize Theron en esta producción no se había ganado un premio de la academia ni tenía la fama de buena actriz que obtuvo pasado el tiempo, sin embargo, quien vea su corta interpretación en esta película, su actuación estuvo por encima de muchas, quienes en una performance menor ya estaban protagonizando.

Acordes y desacuerdos, 1999

[Sweet and Lowdown].

Acordes y desacuerdos, 1999

Guión y dirección: Woody Allen.

Elenco: Sean Penn (Emmet Ray), Samantha Morton (Hattie) y Woody Allen (Woody Allen).

Nominación: Dos candidaturas al premio de la academia y dos al Globo de Oro para Sean Penn y Samantha Morton.

También conocida como “El gran amante”.

Ver también:

Club Crítica / Destiario | Todos los derechos reservados | @clubcritica

¡Critique, opine y comente! ¡Gracias por participar! (↓)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s