Lion (2016)

lion-2016Lion (2016)

Director: Garth Davis (Top of the Lake).

Guión: Luke Davies, basada en A Long Way Home de Saroo Brierley.

Elenco: Nicole Kidman (Sue Brierley), Dev Patel (Saroo Brierley – adulto), Sunny Pawar (Saroo Brierley – niño), Rooney Mara (Lucy), Abhishek Bharate (Guddu), Priyanka Bose (Kamla), David Wenham (John Brierley), Keshav Jadhav (Mantosh).

La historia real es tan tierna, poderosa, humana e inspiradora, que merece la pena ver esta película y recomendarla. Preciosa.

¡Acción! [spoiler]

(1h 57min).

Khandwa, India – 1986. En un contexto caótico y empobrecido, Saroo (Sunny Pawar) vive feliz con su familia en precarias condiciones, buscando que comer y bajo la protección de Guddu (Abhishek Bharate). Un día luego de insistirle a su hermano mayor, se va con él a trabajar. Ya cansado, el niño de cinco años, queda dormido en un banco de la estación, entretanto, su hermano decide trabajar en otro lugar. Al despertar, el niño se encuentra solo, Guddu no está por ningún lado. En su desesperación se monta en un vagón del tren, vuelve a quedar dormido y se pierde. No conoce el lugar exacto donde vive y no habla el idioma, desconoce como regresar a su casa con su madre y hermanos. Está en medio de la multitud, el peligro y las adversidades que invade las calles de Calcuta, hasta parar a un orfanato con la suerte de ser adoptado por un matrimonio australiano: Sue Brierley (Nicole Kidman) y John Brierley (David Wenham), quienes además al año siguiente le dan un hermanito a Saroo, otro chico adoptado llamado Mantosh (Keshav Jadhav).

Australia. Transcurren 20 años y Saroo Brierley (Dev Patel) inicia un curso de administración de hotelería en Melbourne (2008) y allí conoce a Lucy (Rooney Mara). Ambos asisten a una reunión con sus compañeros de clases, y un hecho específico le remueve el pasado recordándole esos últimos momentos vividos con su hermano de origen. Ese mismo día, algo en él cambió, no sólo porque entabla una relación sentimental con Lucy, sino que se animó a buscar a su familia biológica.

“No soy de Calcuta, estoy perdido.”

El drama biográfico consta de dos fases al igual que la extraordinaria ‘Room’, sólo que en ‘Lion’ suponemos que será así desde antes de ver el largometraje porque hay dos Saroo (es mi culpa, debí resistirme a leer titulares) restándole originalidad a la estructura, mientras en ‘La habitación’ fue un elemento sorpresa que mantuvo a los protagonistas en las dos etapas. Igual Saroo adulto lo vemos después de transcurridos cincuenta y tres minutos del largometraje, en tanto, el niño siguió participando en continuos flashback.

Al ser basada en el texto autobiográfico ‘Un largo camino a casa’ (2014) queda descartado que es una historia creada sólo para promocionar un buscador de internet o la ONG que sale al final de los créditos. El hecho real existió y conste, ‘Lion’ no es Mowgli en ‘El libro de la selva’, tampoco es ‘Salaam Bombay’ (1988) y no es ‘Slumdog Millionaire’ (2008), en cuanto a estructura y dinámica se refiere, si bien la narración pareciera inspiración de esos protagonistas de la India, perdidos, abandonados, y expuestos al peligro del contexto.

Como ficción, ‘Lion’ en sus casi dos horas de duración, mantiene la expectativa y emotividad en espera de resultados positivos, y eso no tiene que suponer predecibilidad, sino que hay espectadores inspirados por la esperanza, y desean lo mejor para los personajes (y más si están reflejando un hecho real). Hasta no llegar al final y ver los resultados de las simples indagaciones vistas, se necesita conocer más de los padres adoptivos y la relación con sus dos hijos en la cotidianidad, cuáles son sus miedos con respecto a una decisión tan trascendental para sus vidas y sobre todo, al momento de dar respuestas a ellos y a los curiosos, y sutilmente se expone estas interrogantes teniendo presente que el relato no es desde la perspectiva de la pareja que decidió adoptar, y los tramites por los cuales debieron pasar, o profundizar en los temores de ellos antes, durante y después de la adopción. El argumento claramente gira desde la visión de un niño perdido que tuvo la dicha, entre tantos chicos desprotegidos, de encontrar un hogar superior en lo económico y cultural, y que ya adulto decidió reencontrarse con sus raíces a través de una búsqueda de imágenes satelitales tan moderna como poco usual: Google Earth.

Un hecho verídico expuesto en el cine para ser visto por todas las edades, que manipula con gusto las emociones, con una excelente introducción sin fisura (y un niño fotogénico, querible e irresistible de ver); y una segunda parte correcta que no rompe del todo con lo anterior, lo transforma ganando la evolución del personaje principal y restando, por momentos, a la historia central, hasta alcanzar el máximo lacrimógeno que a muchos nos compró y nos encantó, sin culparnos por ello.

Cortometraje “Saroo Brierley: Homeward Bound” realizado por Google.

PERSONAJES

Saroo---niño El niño Saroo (Sunny Pawar) tiene cinco años, vive con su mamá y dos hermanos, ayuda a su progenitora cargando piedras y al hermano mayor robando carbón para vender y luego comprar comida.

Junto a Guddu se aleja de su hogar para trabajar, dormido en la estación del tren al despertar buscó a su hermano, al no encontrarlo entró en un vagón hasta volverse a dormir. El tren no se detuvo sino en Calcuta, y en todo ese largo viaje, el niño la pasó desesperado, triste, asustado y hambriento. Al salir del tren, y en su limitado vocabulario, sólo gritaba el nombre de sus familiares. Durmió en las calles, estuvo a punto de ser secuestrado y vendido, recogió basura, y todos esos peligros los superó cuando un hombre lo llevó a las autoridades. Desde allí lo enviaron a un tenebroso orfanato donde logró ser adoptado por los esposos Brierley, adecuándose rápidamente y consolando a su mamá cuando su nuevo hermano, también adoptado, entraba en crisis.

Soroo-Brierley El adulto Saroo Brierley (Dev Patel), superando el analfabetismo, sus escasos conocimientos y el idioma, se va a otra ciudad a estudiar, se enamora de Lucy, y se obsesiona con encontrar a sus familiares. En ese proceso se aleja de sus padres y de su novia.

“No sólo nos adoptaron a nosotros, sino también a nuestro pasado.”

Perseverante, atormentado, incompleto y deprimido, esconde a sus padres que está buscando a su otra familia, cada vez son más frecuentes los recuerdos de su niñez, pero ayudado por la tecnología, internet y Google Earth, con desánimo haciendo zoom, reconoció espacios que los contrastaba con los recuerdos, coincidiendo con Ganesh Talai que queda en la ciudad india de Khandwa.

Se le obstaculizó encontrar resultado porque no sabía pronunciar correctamente el sitio al cual pertenecía y que llamaba «Ginestlay» y se pronunciaba «Ganesh Talai» y después descubrirá, que tampoco pronunciaba bien su nombre, por eso se le dificultó por años encontrar su lugar de origen.

Sue-Brierley Sue Brierley (Nicole Kidman) su padre no era un buen hombre, era alcohólico. Es una ama de casa (se desconoce su profesión u oficio), de clase social alta, casada con John Brierley (David Wenham) y sus hijos son Saroo Brierley y Mantosh Brierley.

“Elegimos no tener hijos.”

Es una mujer educada, tranquila, paciente y amorosa que se vio motivada a adoptar niños no por ser infértil o por enfermedad, o por agrandar la familia, ni por moda, ni miedo o por no desear, necesitar o tener el instinto de procrear biológicamente. La elección de Sue Brierley y John Brierley de no tener hijos naturalmente, data de una visión que ella tuvo a los doce años de edad, cuando sintió a un niño de piel morena a su lado, y lo consideró una guía para su futuro, de allí su elección porque “el mundo tiene ya suficientes personas en él” y tenerlos no garantizaría que iban hacer un bien, “pero tomar a un niño que estaba sufriendo”, como ellos sufrían, significaba algo. Quería mantener una familia unida (distinta a lo que supone su infancia) y su loable inspiración de cobijar seres indefensos con la intensión de darle oportunidades, la hace no entender qué es lo que está pasando con su incomunicada familia.

Los dos hijos, por motivos distintos, se alejan de ella, y la felicidad de los Brierley dependerá de la felicidad de ellos. Más siendo adoptados ya crecidos, tienen un pasado, incluso en el ADN, que conllevó un riesgo asumido bajo la responsabilidad de costear económicamente sus traumas, carencias y necesidades, aunque ni la mejor educación pueda solventar su dolor, los Brierley pudieron ofrecerle la calidad de vida y el hogar que requerían.

Al contrario de lo que pensaba Saroo que podía ser la reacción de su mamá cuando él decidió reencontrase con su madre biológica, Sue, una vez más fue solidaria y comprensiva con él, apoyando su decisión.

Lucy Lucy (Rooney Mara), es huérfana de madre quien murió de cáncer por negarse a recibir quimio, y su padre no le perdonó a su mamá que no quisiera recibir tratamiento. Es estudiante de administración hotelera, en una primera charla se deja ver idealista. Después de una reunión con compañeros de clase, se ennovia con Saroo.

“Apenas puedo levantarlo del sofá, estos días.”

Su relación amorosa es casi fotográfica, romántica, de toques y abrazos tiernos (sin besos en los labios). Ella es su apoyo, quiere ayudarlo, es la única que sabe que Saroo está buscando a su familia biológica, y considera que Sue debe estar enterada de lo que está haciendo su hijo, pero él se niega a contarle, discute y la relación se quiebra. Pasa el tiempo, se cruzan luego de un viaje que ella hizo a Nueva York, y retomaron la historia de amor.

RUMBO AL ÓSCAR

Película sin estrenar en Venezuela y cuenta con seis nominaciones al premio de la academia (película, guión adaptado, actriz de soporte, actor de soporte, fotografía, banda sonora original).

De las nueve nominadas al premio Oscar, Lion (2016) es una de mis películas preferidas, si bien conocer que hay niños lidiando en la selva de concreto, no es tan innovador, la historia de Saroo Brierley cautiva y la temática de la adopción no se ha explorado mucho en el cine (en este drama tampoco se profundiza, pero el mensaje funciona), y conmueve (hasta las lágrimas) no sólo la trama del protagonista, sino el hermoso personaje de Nicole Kidman (Sue Brierley).

El drama estructurado cronológicamente en dos partes concretas, y sin parecer un excesivo catálogo fotográfico de hermosos paisajes, cuenta con esa dura primera etapa en India como ya se expuso, cuando Saroo perdido en Calcuta, sufrió hambre, miseria y comió de la basura (cualquier parecido con la realidad venezolana es pura coincidencia) hasta ser adoptado; son cincuenta y tres minutos emocionantes, desgarradores y a la vez preciosista visualmente (la miseria sólo en imagen puede ser bella), que identifica a cualquier sociedad que esté pasando por la decidía, negligencia y el abandono estatal. ¿Cuánto más podía extender el guionista y el director la misma forma de la primera parte? El protagonista necesitaba crecer y evolucionar, allí entra la segunda fase en Australia cuando Saroo lleva años con el apellido Brierley y se independiza, está rodeado de modernidad y bellezas naturales, sin embargo, se siente inseguro y angustiado al no conocer sus orígenes, pretendiendo reencontrarse con su pasado familiar.

‘Un largo camino a casa’

Cap. I: Recuerdos. Saroo Brierley.

“Mis padres fueron muy cariñosos desde el principio: me

abrazaban todo el rato y me hacían sentir a salvo, seguro,

querido y, sobre todo, deseado. Eso significa muchísimo para

un niño que ha estado perdido y sabe lo que es que nadie

se preocupe por él.”

 

Como un todo y más allá de las pequeñas fallas en el ritmo o melodramas que algunos ven en la trama, al igual que cualquier autobiografía, por ejemplo la de Chris Kyle en El francotirador, el relato parte de lo que sintió y vivió su protagonista, y desde su experiencia ficcionada es inobjetable las acciones en el largometraje. Su verdad más la visión del guionista (Luke Davies) y del director (Garth Davis), funciona para denunciar tímidamente un drama de infantes abandonados y explotados, no resuelto en lo político y social en una superpoblación; a su vez, sensibiliza los motivos personales que llevan a una adopción. Pero, el interés está claramente definido: buscar y reencontrarse con la familia biológica.

Merecida la nominación al premio de la academia, quizás sin chance para obtener el galardón ya que el panorama apunta a otras propuestas, no obstante, es un triunfo para el equipo de ‘Lion’ estar entre las mejores películas del año, porque obliga al cinéfilo a detallarla y analizarla. Sería sorpresivo ver a cualquiera de los nominados por este drama, alzar la estatuilla. Todo puede pasar.

Nicole Kidman (49 años) en su cuarta nominación al premio Óscar por Sue Brierley, y ya con un premio de la academia en su poder.

El personaje Sue Brierley, ya descrito en párrafos anteriores, es una madraza por naturaleza, y aunque cada caso de adopción es distinto, al ser Nicole Kidman, en su vida real, una de las madres adoptivas más populares y reconocida (independiente de su vínculo con ellos) es un plus para acercarnos al relato de Saroo.

Feliz, amable, honestamente reflexiva, preocupada y dolida. Su participación es de peso, de sinceras emociones, de escenas relámpagos y significativas para describir el azar de la elección adoptiva y el paralelismo entre seres humanos que bajo las mismas circunstancias, son tan distintos en su comportamiento, y dota la caracterización de una conducta íntegra, respetuosa, comprensiva y compasiva.

NUEVO

El largometraje es un contagio de sensibilidad permanente, desde el abrazo que le da el pequeño Saroo a su nueva mamá, la conmoción de ésta en la cena familiar, y cuando ella explica a su hijo el motivo por el cual lo adoptó. Amor y compasión. Según cuenta la propia Sue Brierley (Sue Brierley on Seeing Her Life Played Out by Nicole Kidman in ‘Lion) ella quería que la representara Nicole Kidman, y que su actuación y las escenas son muy precisas.

De no ganar la portentosa Viola Davis (lo dudo) asumiendo el personaje de otra madraza, la opción más cercana al triunfo debería ser para Nicole Kidman (difícil), con una interpretación tan honesta y creíble (con distintas pelucas que pudieron ser un elemento distractor, pero en los años ochenta todo se vale), que representa a Sue transitando sutilmente por variedad de estados de ánimo desde la calma, y del grupo de nominadas logró conmoverme hasta las lágrimas. Claro, sin descartar la actuación del resto de contrincantes. (ver Rumbo al Oscar 2017).

Dev Patel (26 años) en su primera nominación al premio de la academia por Saroo Brierley.

La evolución del actor inglés de origen hindú es significativa, se nota que hubo un trabajo tanto por fuera como por dentro para lograr su mejor trabajo actoral hasta la fecha, y conste que para ser novato en ‘Slumdog Millionaire’ (2008), también se destacó.

Desde el cambio de look que lo favorece, hasta modificar el acento y lograr las transiciones emocionales del personaje, Saroo adulto no es el mismo chico seguro de sí mismo que mostró ser en la primera clase de administración, comparado con el depresivo hombre echado en el sofá o recordando a su familia. Hay crecimiento y evolución del actor. Entre sus mejores escenas, está la que comparte con Nicole Kidman cuando ella cuenta los motivos de la adopción o esa última búsqueda en internet, y el reencuentro, que pudo ser más efusivo y ser tildado de sobreactuado.

Siendo su personaje protagónico, su actuación pasa a secundaria porque su papel es interpretado por él y el niño Sunny Pawar, eso le hace estar compitiendo con personajes que su peso actoral recae en el apoyo o contrafigura de los personajes centrales.

La decisión final para triunfar en la categoría no está tan reñida porque Mahershala Ali ha ganado algunos premios, pero quien quita y después de Patel triunfar en el BAFTA, haya influenciado en la votación para el Óscar.

 

 

La banda sonora es mágica y emociona desde el inicio porque sin ser invasiva va acompañando cada paso de Saroo acentuándose un poco más en la segunda parte del drama, la música tan cuidada como la fotografía realista, árida, ocre, tumultuosa, caótica, seca, contrastada con la ciudad y las playas de Australia.

Premio Óscar

Estreno en Venezuela: Sin estrenar.

Nominaciones: Critics Choice de 6/0, Globo de Oro de 4/0, SAG de 2/0, BAFTA de 5/2, Óscar de 6/?

Premio Oscar (/6): (película, guión adaptado, actriz de soporte, actor de soporte, fotografía, banda sonora original).

Ver también

RECOMENDADA

Club Crítica / Destiario | Todos los derechos reservados | @clubcritica

EDITADO

Anuncios