Carol (2015)

[Introducción] Novela Carol (1952) [VERSUS] Película Carol (2015) [Censura R]

(…)

‘Carol’ es una ficción que sirve para todo tipo de investigación y descubrimiento, tanto de la novela como del filme, da curiosidad seguir escudriñando, es un deleite para psicólogos, profesores de castellano y literatura, estudiantes de cine, estudiantes de arte dramático o cualquier cinéfilo, en definitiva, para todo curioso que gusta de sacar conclusiones.

(…)

No tema ser señalado, juzgado o mal interpretado, Carol en cualquiera de sus presentaciones es ficción de buen gusto.


Carol (2015)

Carol-2015-01_thumb.jpgDirección: Todd Haynes (Safe, Lejos del cielo, Mi historia sin mi).

Guión: Phyllis Nagy, adaptación de la novela inicialmente titulada ‘El precio de la sal’ (The Price of Salt, 1952) bajo el seudónimo de Claire Morgan, años después llamada ‘Carol’ de Patricia Highsmith (inspirado en una anécdota real).

Elenco: Cate Blanchett (Carol Aird), Rooney Mara (Therese Belivet), Sarah Paulson (Abby Gerhard), Kyle Chandler (Harge Aird), John Magaro (Dannie), Cory Michael Smith (Tommy), Jake Lacy (Richard), Kevin Crowley (Fred Haymes).

Web oficial: Carol (2015)

Este tipo de películas reclama del espectador paciencia, sensibilidad, comprensión de la época y de los polos opuestos en la caracterización de las protagonistas para, de principio a fin, poder disfrutar el ritmo poético de la historia.

¡Acción! [spoiler]

Siglo XX, New York, inicio de los años ’50s. Historia circular que comienza en un restaurant donde se encuentran dos mujeres, pero antes el espectador debe transitar en el tren de las cautelosas emociones del primer encuentro entre Carol Aird (Cate Blanchett) y Therese Belivet (Rooney Mara), quienes sin percatarse en sus notables diferencias, se conectan con la mirada sintiéndose naturalmente atraídas. Pese a sus desigualdades, esa reciprocidad entre ambas es tan inevitable como inexplicable, y mientras transcurre navidad, ellas irán viviendo un lento enamoramiento que se extiende en un ‘road movie’ que servirá para resolver intuitivamente lo que sienten. Entretanto, el esposo de Carol que todavía la ama, hará lo posible para retenerla, presionándola con arrebatarle por completo la custodia compartida de su hija.

Carol & Therese

‘Carol’ (2015) es un hermoso drama romántico, de las pocas películas que muestra posible y creíble el gustar a primera vista, restándole importancia al hecho que el impacto visual producido sea por una persona del mismo sexo, transgrediendo el contexto de principio de los años ’50 donde divorciarse no era bien visto, sumado a lo reprochable que una mujer gustara de otra mujer y se le pudiera otorgar la custodia total o parcial de una niña en formación. Peor aún es la decisión final, una divorciada que abandonó (…), comenzó de nuevo y asumió (…), situaciones cuestionables para los conservadores de la época (incluso hoy día).

Entonces, ‘Carol’ sería la reivindicación de personajes lésbicos que suelen ser retratados de forma negativa como en ‘Notas de escándalo’ (2006), donde una anciana solitaria (Judi Dench) se obsesiona con su compañera de trabajo (Cate Blanchett), confundiendo la amistad y buscando ser amada sin ser correspondida, se empecina con ella de forma patológica. He allí una de las fortalezas de este drama (Carol) comparado con otras historias de este tipo, que es un amor mutuo, que pudo con las adversidades brindando un final distinto.

Ahora, si es un público acostumbrado a servidas acciones violentas en los largometrajes, es entendible que no captara la sutileza en el ritmo de la narración y la contención de las dos mujeres, o se decepcionó si pretendía ver más dudas, intriga y pasión explícita que con mayor fuerza evidenciara la tensión erótica. Y hay algo de cierto si esperaba más sobresalto emocional, y que la historia girara en torno al título; lo contrario, extendió la ficción con escenas de Therese interactuando con amigos, novio o el muchacho del New York Times; pero otros cinéfilos, comprendieron la sutileza, la contención y a esos personajes que estuvieron allí para describir el entorno y el pensar de “Lolita”.

PERSONAJES

Craol - Juguetería (muñecas)

Una es joven y la otra madura; una es soltera y la otra en proceso de divorcio, con una hija en “custodia compartida”; una es clase media-baja y la otra clase alta, una es muñeca de trapo y la otra, una muñeca de lujo, Tienen en común que las dos son físicamente atractivas y femeninas, fumadoras, introvertidas y se aman pese a sus diferencias.

Carol Aird (Cate Blanchett). Carol Aird (Cate Blanchett) es una rubia de ojos claros, de cuarenta años de edad (quizás menos), de clase social acomodada. Elegante, sofisticada, sensual, seductora, tan determinante y fuerte como débil de carácter. Socialmente heterosexual. Pasa por un proceso de divorcio y tiene una pequeña hija de la finalizada convivencia. Un día conoció en una tienda por departamento, en la sección de juguetería, a una joven empleada que le cautivó desde la primera mirada, y desde entonces, naturalmente sentió algo por ella, Therese. Hasta que por la custodia de su hija, debió tomar una radical decisión. Abby, su amiga y ex amante, es la única que comprende su forma de ser, su naturaleza, y quien oye todos sus pesares.

Therese será el impulso definitivo que Carol Aird necesitaba para liberarse como lo hizo Nora Helmer en ‘Casa de muñecas’ (Henrik Ibsen), dejando todo atrás (prejuicios y juicios legales), afrontando su realidad de mujer divorciada y sin saber si, en esa nueva etapa de su vida será acompañada por su amada.

Therese Belivet (Rooney Mara).Therese Belivet (Rooney Mara) es lo opuesto a Carol, es una joven de cabello castaño oscuro, sencilla, dócil, servicial, ingenua y frágil, de actitud pasiva; sin rumbo y siempre con un sí por respuesta. Con unos veinte años de edad, empleada en una tienda por departamento en la sección de juguetería, sus aficiones son la lectura, el piano y la fotografía. El novio es más un compañero que un amor pasional, y lo único que se sabe de su pasado es que el apellido (Belivet) es checo. Ella tiene amigos, pero ninguna confidente amiga. Desde aquella vez en la tienda, Therese no dudó que algo le cambió al ver a la impactante clienta, Carol; aunque una vez le negó a su novio que le gusta una mujer.

Carol es determinante en su transformación, no sólo al descubrir por primera vez que gusta de alguien de su mismo sexo, sino que el contacto con esa mujer madura y el consejo dado por ella de abocarse a la fotografía, regalándole un moderno equipo fotográfico, a futuro le sirvió como soporte en su crecimiento profesional y personal..

Therese es sorpresiva con Carol, dando el primer paso con la mirada inicial, el envío de los guantes, el querer compartir juntas la suite presidencial intentando inconscientemente concretar sus sentimientos por ella. Pasado el tiempo y dada la imposibilidad de estar juntas, ya más segura de sí misma, la llevó a dar su primer “no” por respuesta..

Abby Gerhard (Sarah Paulson), es contemporánea con su confidente amiga Carol, que conoce desde los diez años de edad, y con quien tuvo un amorío por un tiempo. La incondicional, solidaria y estrecha relación amistosa entre ellas hace que el esposo de Carol sienta desconfianza y celos, reprochando dicha “amistad”; también, en un momento Therese sintió celos de Abby. La ex amante de Carol es madrina de Rindy la hija de su mejor amiga. Es soltera y está en cacería de una pelirroja, teniendo claro su preferencia sexual. (Más de Abby Gerhard en [Versus] Carol Book vs Carol Movie [Censura R])

Harge Aird (Kyle Chandler) es el marido legal de Carol con quien tiene una hija, está en proceso de divorcio contra su voluntad, ama a su aún esposa, y sin lograrlo, es capaz de todo para retenerla. Es dominado por su madre y gusta de beber, cela la relación entre Carol y Abby sospechando del particular gusto de su cónyugue por las mujeres, luego, sospechará de la “amistad” de ella con Therese. Directa o indirectamente, es el eje que moviliza las acciones trascendentales en el drama que pasa la protagonista.


REFLEXIÓN


Carol

Cambia el siglo, se modernizan los autos, cambia el vestuario, se modifican los modismos, y esa antigua forma de fumar elegante (y exageradamente) se vulgariza, pero hay asuntos polémicos que se mantienen en el tiempo.

No, no es difícil creer la ficción porque los detalles, las simbologías usadas y el buen gusto, logró que el espectador se enamorara de la relación de ellas, sin juzgarlas y casi desesperados para que concretaran lo que sentían. Porque cuando se ha visto buenos dramas, carnales, pasionales y explícitos como ‘La vida de Adèle’ o ‘Nynfomania’, la película Carol parece un poema de amor con sus incluidas cursilerías: “My angel. Flung out of space”.

Un amor incontrolable, de un inicial flechazo, de ese primer impacto posible que existe entre personas y que no necesariamente debe terminar en la cama (sin previa evaluación del caso), sólo puede ser amistad. Deslumbrarse por alguien es una expresión orgánica del ser humano, pero estamos tan acostumbrados a reprocharnos todo en nombre de la “moral y las buenas costumbres” por encima de reacciones naturales, que sentir esa electricidad por otro ser es recriminado de cualquier manera.

En la vida real, pasa mucho ese magnetismo por otra persona con pocos resultados positivos, menos en estos tiempos donde todos desconfían de todos. Para relacionarse seriamente importa más lo superficial, el cómo te ves, el qué haces y el cuánto tienes (o el qué dirán), no “cuánto impacto me causaste la primera vez que te vi”, sea del sexo opuesto o del mismo. Es cruel pero realista. Si esa chispa visual es entre una mujer soltera y un hombre soltero, lo más aceptado socialmente, y es ella la del primer impulso amable (así como Therese enviando los guantes) significa que se está regalando, no cuenta como cortesía femenina devolver un gesto, no, es que está buscando lo que no se le ha perdido, peor lo que se pensaría de ella si su amabilidad es con un chico comprometido. Y si un hombre cayó deslumbrado ante la mirada fija de una mujer y la trata de seducir, de no ser un gustar mutuo, caerá mal, de lo contrario él hará de todo para llevarla a la cama (o viceversa). Ni hablar de aquel hombre que se hipnotizó a primera vista por otro hombre, sin duda es gay, y como abundan homosexuales, tal vez tenga suerte de haber fijado la mirada en el individuo correcto, o esa osadía podría tener consecuencias catastróficas. Y así vamos por la vida con prejuicios generalizados.

Del flechazo a la reciprocidad y el avanzar, hay mucho trecho. En todo caso, hombres y mujeres que debemos tener los mismos deberes y derechos, aunque jamás seremos iguales (esto para las extremistas que distorsionan el concepto feminista), todos reaccionamos y simulamos distinto al quedar prendado de alguien, podría percibirse imprudente una acción orgánica y es sólo sentir (mientras no haya daño colateral), el ejemplo se da en ‘Carol’, un gustar correspondido, sí, entre dos mujeres.

Y es esa mentira poética lo que valoro de este drama. Hará cambiar a muchos la postura cerrada de lo que significa el amor entre personas y no entre sexos, ese creer que una mirada puede decir más que mil palabras, que el enamorarse poco a poco sin prejuzgar las visibles diferencias puede llegar a buen término, y que una relación incómoda ante la mirada externa no tiene que interferir en el sentir privado de una pareja (soltera, divorciada o viuda; heterosexual, homosexual o bisexual).


RUMBO AL ÓSCAR


Carol-y-Therese.jpg

No ha pasado por la cartelera nacional y cuanta con seis nominaciones al premio de la academia (guión adaptado, actriz principal, actriz secundaria, fotografía, diseño de vestuario, banda sonora).

Debo ser consecuente. Cuando nominaron al premio Óscar a ‘Secreto de la montana’ (2005), no creí que debía ganar el premio mayor aún considerándolo muy buen film, al ser sólo una historia de amor entre vaqueros con un triste final entre ambos. ‘Carol’, siendo otra historia de amor, si la hubieran nominado como mejor película, tampoco le habría correspondido triunfar en ese rubro. Aún creyendo, y a diferencia del largometraje anterior, que la química creada entre las protagonistas logró ser más creíble (injusto de mi parte porque LedgerGyllenhaal estuvieron muy naturales), quizás no sea total mérito de las actrices, sino gracias al equipo, al guión y a la dirección que establecieron el juego de simbologías y la sensualidad del uso de los sentidos (tacto, miradas, gestos, sonrisas, sonidos y olores), que el espectador más sensible captó y apreció. Asimismo se profundizó en el divorcio y la arbitraria defensa de un cónyuge desesperado, la fidelidad de la amistad, el uso patológico e inmoral dado a la homosexualidad, el valiente mensaje de seguir la propia naturaleza y un final esperanzador. No obstante, el largometraje dirigido por Ang Lee logró la nominación al Óscar entre las mejores películas del año, y no tuvo la misma fortuna Carol.

Al igual que la película, el director Todd Haynes (55 años) fue excluido de la nominación, mereciendo reconocimiento por su elegante puesta en escena, y tan brillante trabajo definiendo el ambiente clásico, los contrastes entre los personajes con sus sutilezas, los detalles simbólicos (alcantarilla, ventanas, tren, muñecas, alarma, manzana), los enfoques tan sencillos y cuidados; y con todos esos elementos destacados, algo más necesitó ver el público para conectar con la emotividad dramática. Se quedó debiendo la película y tal vez por ello, ciertos espectadores quieran ver más de la ficción implicando a las actrices, a manera de darle continuidad a los personajes de la historia.

Son mínimos detalles que no molestan y hay quienes vimos la historia sin parpadear, pero ¿se habría podido editar escenas de Therese y su entorno e incluir de las protagonistas más tiempo juntas luego de concretar sus sentimientos? Sí, y ¿enfatizar el demoledor susurro de la sociedad juzgando el divorcio, señalando a la mujer madura con un amorío más joven y para colmo, con otra mujer?, también, salvo que no se puede rehacer el guión para complacer a todos, y hubiera sido algo repetitivo en Haynes ese murmuro social captado en ‘Lejos del cielo’ (2002) película que tiene similitudes con ‘Carol’, sólo que en aquel drama la sociedad juzgó la diferencia entre razas y no llegó a sus oídos la homosexualidad del marido de la protagonista. En ‘Carol’ quedó la duda si ¿habría sido preferible ver ese señalamiento social de forma más directa (cliché) y no sólo en lo privado? Como sea, es reñida la competencia al mejor director, y queda claro que ante esos monstruos nominados esta temporada, y de estar nominado el talentoso Haynes, no habría tenido chance de obtener el galardón.

Phyllis Nagy (53 años) es su primera nominación al premio Óscar y compite en el renglón de guión adaptado (que no he leido). Por lo visto en pantalla, la historia es en flashbacks circular (principio y ata llegando al final), entre el medio es lineal, progresiva y, es de gran elegancia sensorial (manos en hombros o en la mano, perfumes), gestos tan puntuales de la seducción en una época reprimida al contacto inmediato, que es de aplaudir tanto a la autora original como a la guionista nominada por traducir esa magia del lenguaje no verbal. Estupenda la construcción para delinear a los personajes, que al parecer en la novela (que tampoco he leído) la protagonista es Therese (álter ego de la autora Patricia Highsmith), pero en la adaptación y siendo Cate Blanchett parte de la historia, no podía ser de otra manera, Carol debía ser el centro de atención y así justificar el título. No obstante, aún entendiendo la importancia en equilibrar a los personajes y describir el entorno para conocer mejor el pensar de Therese, se extendió la película con secuencias de amistades y novio que no lograron el mismo interés que otros personajes.

En guión adaptado tengo preferencia absoluta por la estructura de otro drama (Room) nominado al premio Óscar, e intuyo que de igual forma no ganará mi película favorita. Nagy tendrá que esperar otra oportunidad para obtener la estatuilla.

Otras de las tres candidaturas son: fotografía (destacado el retrato de la época del ’50s, ayuda a conocer ese pasado en sus detalles: juguetería, casa, apartamento, restaurantes, moteles, hoteles, juzgado), vestuario (demarcado vestuario para diferenciar las clases sociales; los colores navideños, los colores que definen a los personajes, los tonos de la pasión y de la época) y música (tan sencilla como hermosa, pegadiza y nostálgica), tres complementos necesarios en la ambientación del contexto y de los sentimientos de las protagonistas, sin duda, bien merecido las tres nominaciones.

Cate Blanchett (46 años) es Cate Blanchett, son años de experiencia y eso no se discute, de las cinco nominadas a mejor actriz principal, es la única que ha ganado dos premios Óscar y esta es su séptima vez nominada.

En el poema de amor se retrató a una mujer atrapada en su propia naturaleza, sujeta a una reprimida época y a su convencional matrimonio (con hija incluida), y la talentosa australiana con esas características y la elegancia que representa, bordó el personaje, inspirando su postura corporal y su voz engolada como aquellas rubias divas de los años ’50s. Llegó al sutil desnudo, acostándose con otra mujer y dando cuidadosos besos, difícil verla paseándose natural por el cuerpo de Therese, hasta que salió airosa. Momentos insospechados y atrevidos, que quienes hemos visto la mayoría de sus películas (y son más de 45 largometrajes), sabemos que cuenta con pocos desnudos cinematográficos, por lo general la actriz se ve de espalda, rara vez frontal y ninguno secuencia detallando el cuerpo completo (por delante y por detrás); en cuanto a los ósculos con hombres, son muy respetuosos (nada de lenguas danzantes). Coincide con lo visto de ella en Carol (un casi desnudo y respetuosos besos), pero de sus participaciones fílmicas y siendo la primera vez en cine que comparte arrumacos con otra chica, llegó lejos con Mara, es lo más osado que ha realizado en escenas amorosas. Y despierta curiosidad porque por muy profesionales que sean –y se notó en los roces-, caemos en lo mismo, lo externo no tiene que ver con el sentir de la naturaleza humana y más con la sensibilidad femenina de dos actrices, no sé ¿cómo lograron las dos quienes tienen similitudes con sus personajes, salir de esa situación actoral sin quedar afectadas en lo personal?, ellas y las otras actrices que han pasado por escenas eróticas menos coreografiadas, todavía más fuertes. Felicito a las dos si lo lograron, y las felicito de igual modo si no, claro, sería otro “tormento mediático” para Blanchett que ya tuvo suficiente con aclarar que no es homosexual, precisamente ella que tiene 18 años de casada (no siempre el gusto sexual tiene que ver con el estado civil) y contradictoriamente, en promoción de una película LGBT.

Fabuloso como está delineado su rol y como lo tradujo en escena, contando además su diva de los años ’50, con variedad de matices realizados tan sólo con la mirada, es que se pagaba y se devolvía el vuelto, en constante acción y reacción. Es que la forma que tiene Blanchett de abordar la construcción del personaje, en escena denota lo diametralmente opuesto a lo hecho por su novata compañera. Su formación teatral aunada a su experiencia, hace que esté presente en cada respiración de Carol, porque para la actriz todo lo que dice y lo que no expresa con palabras, tiene valor.

Sin duda cualquiera de las otras actrices nominadas con ella, deben sentir perdido este galardón, porque son muchas cualidades juntas como para no ganarlo, sin embargo, tengo otra favorita en este rubro y la carismática Blanchett tendrá que esperar para ganar su siguiente premio de la academia. Esperamos por eso.

Rooney Mara (30 años) en su segunda nominación al premio de la academia por el personaje Therese, no Teresa, sino “Therese Belivet”, representando la sencilla belleza juvenil de la época, con un físico, vestuario, peinado y maquillaje identificando en ella a Audrey Hepburn (su parecido no es casual). A ratos, de mirada convincente. Su personaje pasivo y atrevido a la vez, siempre dio el primer paso en la conquista, y Carol atrapada en ella, aportó el siguiente encuentro entre las dos.

Mara es una actriz que le falta camino por recorrer, ya con tres personajes sobresalientes: ‘Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres’ (también Noomi Rapace estuvo estupenda como Lisbeth Salander), ‘Efectos secundarios’ (variedad de matices en Emily) y ahora en ‘Carol’ (contenida, medidas reacciones y poca picardía gestual). Extrañamente, de los grandes momentos de la actriz, es cuando se mostró expresiva y tierna en el llanto del tren, en el llanto del carro sintiéndose culpable por lo que le pasó a Carol, e instantes al tener sexo.

En cuanto a las escasas escenas de cama, filmada el mismo día de cumpleaños de Rooney Mara, hubo un semi desnudo más osado que el de su compañera, y se notó entendiblemente respetuosa con la figura de Cate Blanchett (el personaje lo ameritaba y quizás se deba a la edición), siendo Carol la experimentada en relaciones llegó un momento en igualdad, y al Therese tocarla fue cuidadosa Mara. Su timidez confunde al personaje con lo que se percibe de su persona. Con el tiempo, si es que ya no lo está haciendo, capitalizará lo que seguro aprendió al trabajar con la camaleónica australiana.

Por cómo van las premiaciones en esta temporada, este año tampoco ganará el Óscar, pero su interpretación y su personaje, ha sido reconocido al estar nominada en todos los galardones populares (de no ganar Vikander me gustaría que ganara Mara, ver Rumbo al Óscar 2016).

Estreno en Venezuela: Sin estrenar.

Vista: 05.01.16

Nominaciones: Globo de Oro de 5/0, Critics Choice de 9/0, SAG de 2/0, BAFTA de 8/0, Óscar de 6/0

Premio Oscar (/6): (Guión adaptado, actriz principal, actriz secundaria, fotografía, diseño de vestuario, banda sonora).

| SIGUIENTE >>

editado

Ver también:

carol-freeheld

Carol book vs Carol movie

Club Crítica / Destiario | Todos los derechos reservados | @clubcritica

Anuncios

¡Critique, opine y comente! ¡Gracias por participar! (↓)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s