El puente de los espías (2015)

puente de los espías-01[Bridge of spies, 2015]

Director: Steven Spielberg (Tiburón, En Busca del Arca Perdida, E.T., el extraterrestre, El imperio del sol, Parque Jurásico, La lista de Schindler, Munich, War Horse, Lincoln).

Guionistas: Ethan Coen, Joel Coen, Matt Charman.

Elenco: Tom Hanks (James B. Donovan), Mark Rylance (Rudolf Abel), Amy Ryan (Mary Donovan), Scott Shepherd (Hoffman), Sebastian Koch (Wolfgang Vogel), Billy Magnussen (Doug Forrester), Alan Alda (Thomas Watters Jr.), Jesse Plemons (Joe Murphy), Eve Hewson (Carol Donovan), Peter McRobbie (Allen Dulles), Austin Stowell (Francis Gary Powers), Domenick Lombardozzi (Agent Blasco), Michael Gaston (Agent Williams), Victor Verhaeghe (Agent Gamber).

Este tipo de dramas con un trasfondo crítico comparativamente demoledor, no es útil para todo público, sólo sirve para quienes creen firmemente en el respeto a los derechos humanos [sobre todo de inocentes], y para quienes afirman que sistemas totalitarios son tan macabros que vulneran despiadadamente la Constitución, la justicia y las leyes.

¡Acción! [spoiler]

Año 1957. Brooklyn, Nueva York. Al ser atrapado por el FBI el espía ruso Rudolf Abel (Mark Rylance), le es asignado el caso al abogado de seguros James B. Donovan (Tom Hanks) quien defenderá y luchará hábilmente para que éste tenga una condena justa que no lo lleve a la pena de muerte, ya que en plena Guerra Fría y según el representante legal, posiblemente ese espía pudiera servir para un intercambio de presos políticos entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Tres años después la historia dio un giro cuando la CIA propuso al abogado Donovan servir como intermediario en el canje entre el piloto norteamericano Francis Gary Powers atrapado en Rusia y el informante Rudolf Abel encarcelado en USA.

‘Bridge of spies’ cuenta con respaldos de peso para que el cinéfilo no pierda la oportunidad de ver esta propuesta: El director es Steven Spielberg, guión de los hermanos Cohen (también de Matt Charman) y el actor principal es Tom Hanks, un trío acumulador de reconocimientos por sus destacados trabajos cinematográficos. No obstante, cuando vi la película sólo sabía quién era el protagonista porque sale en el póster del largometraje, mérito suficiente para aceptar una historia inspirada en hechos reales que resultó imperfecta, extensa y lenta, pecando del mismo mal que ‘Lincoln’ (2012), tan admirable en la forma y en las actuaciones aunque careció de emoción. Pese a eso, lo que en un principio fue un drama judicial pasó a ser un drama de espías que va seduciendo sin mucho esfuerzo por la sutil crítica y el mensaje.

En este drama las virtudes van por encima de sus carencias, para ello vale destacar los contrastes que remarcan lo más impactante de la producción cinematográfica: La ambientación, los cambios de subgéneros e ideologías rivales; y así algunos piensen lo contrario, sin exagerado patriotismo ni adoctrinamientos e imparcialmente revelando las fortalezas y debilidades de conocidos sistemas e ideales.

Del contexto deslumbra el meticuloso diseño de producción recreando tres escenarios (USA, URSS y Alemania), siendo dos de ellos los más trascendentales en la trama. La primera etapa se desarrolló en Brooklyn (NY), donde la intriga del drama judicial mostró el convencimiento del honesto abogado en ganar el caso en defensa del supuesto espía, también en dicha fase se mostró el entorno familiar de Denovan y el desprecio de la sociedad estadounidense por la defensa a un espía comunista en plena Guerra Fría. Hasta que hubo un giro tan predecible (el abogado supuso un acontecimiento que ciertamente sucedió) como inesperado (el abogado se trasladó de lugar para resolver, él solito, el caso sin garantía alguna). 

De Brooklyn las acciones pasaron a Alemania donde se llevaron a cabo las negociaciones. A ratos en Alemania Occidental y mostrando lo que sucedía en Alemania del Este, Oriental o “Democrática” (1949-1990) dejando al espectador con la boca abierta por la verosímil recreación del muro de Berlín y la desesperación de los ciudadanos por cruzar al otro lado. Bajo esa circunstancia totalitaria, el tesista de economía Fredeick Pryor, pretendió pasar el muro con su novia y no pudo lograrlo dado que los uniformados le arrebataron la cámara fotográfica, le quitaron la tesis y lo apresaron. Acontecimiento que cambió el objetivo inicial del abogado a su llegada a la oscura Berlín, manteniendo su compromiso personal por la justicia, con la intención de negociar a seres humanos en otro país y con otras leyes (autocráticas), lo que hizo más valorable la hazaña intentando salvar no sólo a un preso político sino a dos compatriotas estadounidenses. Vale señalar que en la ficción, en ese proceso de acuerdos y desacuerdos entre las partes, faltó nervio y tensión, justificable considerando que no podían agregar más licencias (ni guionistas ni director) a una historia basada en hechos reales, añadiéndole acción a lo James Bond para complacer a un público con ánimo más activo. El resultado de esas conversaciones concluyeron en el puente Glienicke.

Hasta acá el drama (judicial y de espionaje) nos subraya que el respeto a los derechos humanos debe trascender a las ideologías, preponderando al ser humano más allá de sus circunstancias, y desarticula la parcialidad del espectador que además ve a un anciano calmado y de escasas palabras (esos han de ser los peores), por lo que cuesta juzgarlo por lo que dicen que hizo sin ver las pruebas. El espía representa un ideal y un sistema totalitario odiado por los crímenes que han cometido, pero Rudolf Abel con su conducta pasiva y aparente fragilidad no concuerda con sus desconocidas acciones, lo que hace evaluarlo como ser humano y no por lo que significa. Todo un dilema.

Y asimismo, desligando a la persona de sus ideales, se critica al significante, a la doctrina, al comunismo y a la democracia. Si bien Donovan debió valerse de sus principios morales ante el prejuicio de la sociedad que lo apedreó por cumplir con su deber, de igual forma se convirtió en símbolo de ley y justicia bien ejercida en un sistema de libertades que también puede ser perverso y violador de los derechos humanos, con la ventaja que la democracia obliga a seguir el camino legal dada la independencia de poderes. Con delicadeza, Spielberg y los guionistas, le dieron a todos su merecido.

Reflexión

“Todo hombre merece una defensa”

Este es la típica película del héroe americano que enloquese, a los ya desquiciados comunistas. Un contexto político que debería ser de interés para todos, y más en países que sufren la hecatombe del autoritarismo y sus desmanes.

¿Un héroe es aquel que cumple con su deber? El cumplir con la ley y la Constitución es el “deber ser” de quienes ejercen el poder de la justicia, ser imparciales y responsables con la vida e inocencia del otro, eso no tendría que suponer un acto de heroicidad. Pareciera que la ética y la moral son cualidades extraordinarias en este decadente mundo, pero en el momento que vivió Donovan ser honesto además de ser un acto individual, era una acción más común que en la viciada actualidad. Por eso algunos incrédulos piensan que un hombre apegado a la ley y a la justicia es inexistente; habría que recordar que el thriller está inspirado en el abogado de seguros James Donovan (1916-1970), un irlandés estadounidense que fue muy útil en el juicio de Núremberg, por lo que ya tenía antecedentes que a la vista de todos lo hacía un defensor de la verdad (por lo menos contra nazis y luego defendiendo al comunista).

Los simulados anti yanqui y pro comunistas, verán en esta película un horror desapasionado, poco apegado a la realidad, encontraran injusto y de una total exageración gringa, que en la ficción reiteren la perversidad socialista violadora de los derechos humanos, mientras en una democracia imperfecta hay mayor respeto por el debido proceso. Qué infamia, dirán ellos.

Para quienes hemos olvidado en la práctica lo que es la libertad plena de un país, aunque jamás renunciaremos a recuperarla, en el transcurrir del largometraje los valores humanos y democráticos expuestos nos atan de inmediato a la ficción, nos identifica al sufrir en una realidad dictatorial, porque conocemos lo que es el abuso de poder de élites autócratas que cuentan con todos los poderes a su servicio criminal, por ello, no nos queda otra opción que aplaudir que se siga mostrando al mundo historias aleccionadoras e importantes como esta.

Premio Óscar

 Estreno en Venezuela: 23.10.15

Vista: 2015

Nominaciones: Globo de Oro de 1/0, Critics Choice de 5/0, SAG de 1/0, BAFTA de 8/1, Óscar 6/1

Premios ganados: BAFTA (actor de soporte).

Premio Oscar (1/6): Actor de soporte ✓ (Película, guión original, banda sonora original, mezcla de sonido, diseño de producción).

Ver también:

RECOMENDADA


Club Crítica | Todos los derechos reservados | @clubcritica


Anuncios

¡Critique, opine y comente! ¡Gracias por participar! (↓)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s