Galería

Good bye, Lenin! (2003)

[Good Bye Lenin!, 2003]

Director: Wolfgang Becker

Guión: Bernd Lichtenberg, Wolfgang Becker (author)

Elenco: Daniel Brühl (Alexander ‘Alex’ Kerner), Katrin Saß (Christiane Kerner), Chulpan Khamatova (Lara).

Divertida comedia dramática de aquella Alemania de la pared que los dividía entre comunistas (atraso y utopía) y capitalistas (cambio y consumismo), narrado con dosis de humor, crítica, creatividad e inteligencia, contextualizando hechos reales dentro de una historia familiar de nostalgia, cambios, tolerancia y amor.

“Nada cambiará si todos se marchan”

Año 1978. (República Democrática Alemana) Ambientada a finales de los setenta y ochenta, así como del principio de los noventa; a través de Alex veremos el primer alemán que viajó a la luna, la caída del muro de Berlín, las transformaciones producidas con la reunificación, y el triunfo de un país unido en el mundial de fútbol. Y todos esos acontecimientos no los muestra a través de la pérdida, cuando ya su padre no estaba con su familia porque huyó a la Republica Federal Alemana, o años después cuando a su madre le dio un infarto luego de ver como los policías comunistas de la doctrina de la cual es miembro activa, atrapó a su hijo en una marcha pacifica para promover caminar sin fronteras, quedando ella en estado de coma. Paralelo a ese proceso personal ocurrieron transcendentales cambios en la historia política y social del país, creando así otras pérdidas en los más aferrados y comprometidos con el régimen.

“Unidad, y justicia, y libertad”.

Era poco probable la recuperación de Christiane Kerner y mientras dormía profundo, no conoció del primer viaje al oeste y del primer encuentro cultural de Alex (tiendas de video y pornografía), o la primera votación libre, “se perdió como Ariane dejó sus estudios de teoría económica e hizo su primera experiencia con la circulación del dinero” y cuando se convirtió en novia de “Rainer, enemigo clasificado y chef”. Y se perdió la creciente “Oestización”.

Ocho meses después ocurrió el milagro. Entre las indicaciones médicas dadas para que prolongara su vida, estaba el no llevar disgusto alguno, por lo que Alex le creo un ambiente socialista paralelo a la realidad actual que había dejado atrás fábricas, empleos, marcas, fanatismos y moneda. A partir de ese momento, se las ingenió para devolverle la habitación como la tenía su mamá, buscar las marcas de productos incluyendo los pepinillos Spreewood que tanto le gustaba, grabar junto a un amigo el falso noticiero que la mantuviera informada de un socialismo que a él le hubiera gustado conocer en la práctica (porque la realidad fue otra).

Haciéndole la vida más fácil a su madre, Alex estaba agotado por tanto esfuerzo. Christina iba recuperando la memoria e inevitablemente se iba dado cuenta de ciertos detalles que el buen hijo explicaba para seguir ocultando los cambios en la sociedad. Entretanto, familiares, amigos y conocidos se prestaban a la absurda situación, otras ya se iban cansando del engaño. En ese tiempo Christina recordó el lugar donde guardó el dinero que durante cuarenta años reunió, pero había caducado el tiempo para canjearlo por el Marco Alemán. Y en una recaída de Christiane, causado por decir la verdad a los hijos sobre su padre, Lara pareja de Alex, le cuenta todo a ella sin que él se entere. El final tendrá que verlo.

Agradable ficción de principio a fin, donde el espectador asiste a un juego de contrastes ideológicos entre causas y consecuencias sufrida por una Alemania Oriental y sus habitantes, después de caer el muro de Berlín. Al estilo “La vida es bella” se usa el recurso de la mentira blanca para hacer feliz a un ser querido. Ideología, utopía e ingenuidad no sólo para no causar depresión a la camarada Christiane sino para que algunos oxidados comunistas se crean el cuento socialista bajo esa misma recreación de lo que pudo ser y no fue. Atención a la música nostálgica y romántica de esta galardonada película (premio César y Goya como mejor película europea).

Escena destacada

  • Toda la secuencia cuando Christiane Kerner sale a la calle y ve como trasladan el busto de Lenin.

Good bye, Lenin!

Reflexión

Valiosísimo cine el que han hecho los alemanes en el transcurso de los años, nos han contado su historia una y otra vez, de distintas e innovadoras maneras, probablemente a través de su trayectoria cinematográfica lleguemos a conocer mas de esa parte de Europa que de América (específicamente de nuestra Venezuela). Hasta conseguir el momento de ir gritando en ficciones lo que ha pasado en estos tortuosos años, seguiré admirando producciones como estas que ya puedo sumar a mi lista de favoritas.

Sólo queda una duda, leyendo parte de la historia Alemana, ¿no es como contradictorio que una de las divisiones del país haya sido “Republica DEMOCRÁTICA Alemana” (RDA) siendo comunista?. Con todo respeto, salvando las distancias y las formas que en el fondo son el mismo cacharro ideológico, de los años que llevo sobreviviendo en este socialismo dictatorial, de democrático tiene poco y el mayor logro ha sido mantener una confrontación inútil donde el único muro que hay que derribar, es la intolerancia. Por tanto, hasta no investigar más y entender ese concepto contrastado con la práctica, mantendré la duda.

RECOMENDADA

Estreno en Venezuela: 12 de noviembre de 2004.

Ver también

Club Crítica / Destiario | Todos los derechos reservados | @clubcritica

Anuncios

¡Critique, opine y comente! ¡Gracias por participar! (↓)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s