Invictus (2009)

 

[Invictus, 2009]

¡Qué difícil ser un Mandela!

Dirección: Clint Eastwood.

Elenco: Morgan Freeman (Nelson Mandela), Matt Damon (François Pienaar), Marguerite Wheatley (Nerine), Patrick Lyster (Sr. Pienaar), Matt Stern (Hendrick Booyens).

Sudáfrica 11 de febrero de 1990. Tras veintisiete años en prisión del líder Nelson Mandela, se dio el primer paso para que los “diferentes” de entonces, empezaran a ser “iguales” a los de siempre; es así que la raza negra ejercería de manera inédita el voto para elegir al nuevo presidente de Sudáfrica: “Mandiba”.

Clint Eastwood partiendo de un hecho verídico y basándose en el texto de John Carlin; dirigió la anécdota de un -casi perfecto- presidente que lideró un país en evidente ruptura social, económica y racial. La imagen dejó evidencia de eso (blancos para un lado y negros para el otro), luego, en posteriores escenas tal fragmentación humana experimentó la emocionante reconciliación de la nación, usando el deporte como excusa: La Copa Mundial de Rugby, en Sudáfrica 1995.

Los dos personajes principales son: Un anciano de raza negra, el presidente Nelson Mandela (Morgan Freeman) y un joven deportista de raza blanca, cabecilla del equipo Springboks de rugby. Se conocerá de ellos lo necesario, porque más allá de profundizar en sus vidas personales, el interés radica en sus acciones como lideres y cómo cada uno logra unir fuerzas hasta quedar invictos.

Ese es el principal argumento que esboza el director de “Million dollar baby” (2004). Sin riesgos en la estructura, más bien bastante lineal; tampoco cuenta con la tensión dramática de la película “Coach Carter” (2005) e incluso, del film nominado al premio de la academia: “The Blind Side” (2009), ambas basadas en la vida real de lideres y discípulos que por medio del poder curador del deporte transforman sus vidas. A diferencia, en el film protagonista de este post, un líder mezcla la visión política con un evento deportivo que sirvió de inspiración para lograr un cambio general.

Si no ha visto la producción, vaya sin mayores expectativas, concéntrese en el texto, en lo que se expresa y en la creíble interpretación de Morgan Freeman. Si quiere profundizar en los matices de Mandela vea un documental o lea al respecto, ya que el resultado cinematográfico es la lección de humanidad, perdón y reconciliación, sólo fortaleciendo la voluntad humana y mirando de adentro hacia fuera.

Yo soy el amo de mi destino. Yo soy el capitán de mi alma

(poema completo)

Crear confianza individual entre los suyos pero sobre todo del contrario, sin aterrorizarlos y humillarlos, de esa forma se consiguió mayores beneficios evitando una guerra civil que daría continuidad al círculo vicioso del rechazo, para aquel entonces, invirtiendo la discriminación entre las razas: negros contra blancos, pobres contra ricos.

“Es un cálculo humano. Si les quitamos los Springboks –rugby-, el estandarte nacional, solo reforzaremos el temor… Haré lo que sea para destruir ese temor o sino nos destruirá a nosotros”.

 

Actuaciones

Para el momento de este escrito, tan sólo se ha visto dos interpretaciones de las cinco nominadas al premio Óscar como mejor actor principal y como mejor actor de reparto.

En la categoría Mejor Actor: George Clooney (Up in the Air) con un personaje de drama contenido, natural, cómodo, divertido y muy Clooney. Morgan Freeman (Invictus) siempre creíble y más en esos personajes bondadosos, sin artificios de maquillaje, asumiendo la caracterización y el dibujo corporal de Mandela, por lo que no se notó incómodo más bien beneficiado por la fisonomía del personaje asumido.

En la categoría Mejor Actor de reparto: Entre Christoph Waltz (Bastardos sin Gloria) y Matt Damon personificando a François Pienaar, no hay que irse por las ramas y sin restarle mérito al trabajo realizado por Damon, por los matices del malvado personaje el premio lo merece Waltz.

Reflexión

Ningún público de país democrático verá “Invictus” de la misma manera que aquellos ciudadanos del mundo que se hayan sentido rechazados, oprimidos, sometidos, humillados, excluidos por ser negros, blancos, pobres, judíos, burgués, comerciante, propietario de algo o simplemente, por pensar distinto a un grupito en el poder.

Es por el contenido y la inevitable comparación entre lo sucedido en Sudáfrica y lo que desde hace once años pasa en Venezuela, que muchos críticos del país son tan complacientes con la película.

Cuando protagonistas de la sangrienta historia de los reprimidos, asumen el poder sin revertir las circunstancias y pagan con la misma crueldad de la cual se vieron sumidos (diente por diente y ojo por ojo), el caos y la venganza dominan las acciones, ya se apreció en la ficción de filmes como “La Lista Negra” y “Bastardos sin Gloria”. Sólo que en la realidad es más traumático ver a un país democrático -como Venezuela- que de la noche a la mañana se transformó, creándose divisiones obscenas, clasistas y racistas; donde los conflictos sociales, económicos y políticos continúan resolviéndose con violencia verbal y física. Peor aún, un cúmulo de indolencia e intolerancia creada, formada y promovida por un líder, de esos lideres del poder de lo negativo.

Ahí está el valor de este drama, la clara identificación de quienes creemos en la democracia y libertad, al punto de detallar más allá de la trama, conmoviéndonos y replanteándonos imaginariamente lo que un liderazgo pudo lograr de no ser por su ambición personal y el desquite enfermizo. Once años perdidos.

Ser como Adolfo Hitler, Benito Mussolini, Fidel Castro o Hugo Chávez es muy fácil, únicamente se debe contar con lo peor que se tiene como ser humano inculcando los propios complejos y odios a la población resentida; mientras ser como un Mahatma Gandhi o un Nelson Mandela, si cuesta y hay que trabajarlo, hasta lograr evolucionar como persona.

Premio ÓscarEstreno en Venezuela: 05.02.10.

VISTA: 06.02.10.

Premio Oscar (0/2): (Actor principal, actor secundario).

Ver también

 

RECOMENDADA


Club Crítica | Todos los derechos reservados | @clubcritica

Anuncios

¡Critique, opine y comente! ¡Gracias por participar! (↓)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s