Galería

VENEZZIA (2009)

 

[Venezzia, 2009]

Dirección de Haik Gazarian.

Actuaciones Ruddy Rodríguez (Venezzia de Salvatierra), Alfonso Herrera (Frank Moore), Rafael Romero (Enrique Salvatierra), Johanna Morales (Ángela), Valentina Rendón (Graciela).

Página Web: Venezzia.

Prólogo: Se informa al espectador, de un hecho histórico acaecido en la segunda guerra mundial, cuando Venezuela ayudó con petróleo a los países aliados contra los países pertenecientes al eje del mal; no, no se refiere a Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Bolivia, sino los países de aquella época del año 1942 (Alemania-Italia-Japón).

De la presentación, se pasa al presente, protagonizado por Graciela (Valentina Rendón) quien investiga de lo ocurrido hace años en el país de Simón Bolívar, dando pie para ir al pasado y recrear la historia de amor entre Moore y Venezzia.

De inmediato aparece un avioncito en 3D que lleva entre el grupo de pasajeros, a Frank Moore (Alfonso Herrera) y otro gringo con quien conversa; al bajar del avión, sabrá Dios por qué matan al gringo, pero se entiende: Llegó a Venezuela donde el índice de inseguridad de aquel tiempo, ya perfilaba brutal como el que nos aqueja en la actualidad. Y como pasa en pleno 2009, la impunidad reina porque nadie persiguió al delincuente que asesinó al recién llegado.

Moore experto en comunicaciones, de madre mexicana y que domina tanto el idioma inglés como español, llega al país con la misión de proteger los barcos petroleros y descubrir a un infiltrado espía nazi. Se hospeda cerca de la casa de su comandante el Capitán Enrique Salvatierra (Rafael Romero), quien está casado con Venezzia de Salvatierra (Ruddy Rodríguez).

El primer encuentro entre Moore y Venezzia se da cuando el neoyorquino entra a la casa del Capitán Salvatierra y lo primero que ve es a una mujer vestida con “ligera” ropa de casa. Venezzia le ofrece de comer, cada uno intenta probar una hallaca –fría-, pero el invitado del país desarrollado comienza a cortar la comida típica navideña, con todo y hoja, peor aún, la venezolana no le indica que debe quitarle la hoja y comerse lo que está dentro, como si se tratara de un cambur.

Cuando llega el Capitán conversa con Moore, Venezzia trae algo en las manos y se cae entre el invitado y el esposo (se vio natural el tropezón). Después Salvatierra le confiesa al recién llegado, que su esposa tiene una extraña enfermedad en los ojos.

Al día siguiente, Moore necesita bañarse, sin embargo, se dificulta porque al igual que en la Venezuela del presente, no hay agua y las gotas que salen son de color marrón. Así que se dirige a la casa del Capitán quien si goza del preciado líquido (ese detalle también está apegado a la élite del poder en el país de ahora). Al rato se encuentra con Venezzia que está en una especie de “gallinero vertical” arrancando y limpiado tomates o pimentones, y Moore charla con ella.

Y siguen teniendo encuentros casuales, por momentos Moore parece trabajar, que es para lo que llegó a ese pueblo. Precisamente, en su labor de investigación entra a un bar, conversa con una profesional que atiende a los clientes, él entra disimuladamente en plena luz del día, a hurgar en el bar, lo descubren, pelea y lo sacan a golpes. A su salida, pasaba por ahí la señora Venezzia. Al rato la modosita doña invita al joven extranjero a mover las caderas frente a todo el mundo, como si ella no estuviera casada. Después de aquel “discreto” encuentro, se besan y Ángela (Johanna Morales) los descubre.

Ahora si, la parte cumbre: La mujer madura y el joven, sucumben a la posición vertical donde Venezzia parecía aplastar al delgado Moore -en otra posición habría sido aún más gracioso-. Después de la cana al aire por parte de la madura mujer, ni modo a correr se ha dicho, pero no les dio tiempo, llegó el Capitán.

En el enfrentamiento entre Moore y Salvatierra, se descubre una incógnita relacionada con la excusa del guión: sí existe el espía en tierras venezolanas a favor de los alemanes nazis, y veremos escenas con algo de acción que mantendrán al público en suspenso.

Ya casi para concluir, en la secuencia de la primera parte del final, Venezzia se despide de Moore en una escena conmovedora y dramática (pudo ser un final trágico y romántico); para un segundo final (el definitivo y feliz), de la mano de Graciela se inaugura el museo en homenaje a los sucesos en Puerto Miranda.

Después de esa sinopsis, debo recordar a Venezzia peinada, despeinada y otra vez peinada; a Moore seco, mojado y seco otra vez. También el juego de gastronomía autóctona de hallacas, al rato, en ese compartir un desayuno –frío también-, donde tan sólo comen bocado de huevo revuelto. Pero además de esos detalles y, más allá de las dudas históricas que tenía antes de ver la película y que continuaron al terminar la misma, quedaron otras incógnitas: ¿La caja de cigarros encontrada por Moore, es la prueba de la existencia de un espía nazi en el pueblo?; Ángela y su hijo ¿por qué llegan con el Capitán a la escena de acción? ¿Qué pasó después con el Capitán? Hubiera sido importante conocer si se fue del país, se quedó, lo descubrieron (posiblemente no recuerde el texto final del epílogo).

Una producción ambiciosa, con buenas actuaciones y con el mejor de los personajes para la protagonista. Por eso, si ud. no es de esa persona que le busca las cuatro patas al gato y es admirador de Rudy Rodríguez, mucho más del ex RBD, por seguro que va a disfrutar la película sin ningún prejuicio del uso de la tecnología, vestuario, guión o la parte histórica. Es un buen inicio tanto para el director Haik Gazarian como para Valentina Rendón (“Todos odian a Bermúdez”) quien participa no sólo como actriz sino en el guión de Venezzia.

Escena destacada:

  • General, Moore y el Cabo. El dialogo entre el General y Moore, el primero inculpando al segundo de ser el espía nazi, cuando quien traiciona es un militar que vende a un país, su país, para contribuir con el eje del mal Alemán (cualquier parecido con la realidad actual, es pura coincidencia).
  • El último beso de los protagonistas. El The End definitivo debió ser el suspiro final debajo del agua, más dramático y romántico.

Estreno: 09/10/09
VISTA: 22/10/09

: Doble Traición a la patria: Hoy no sólo vi “Día Naranja” (película patrocinada, entre otras empresas, por el régimen nazi-chavista), sino que vi el mismo día una segunda. (De por vida ochenta Padre Nuestro).



DΞSTΞCLΞANDO

@clubcritica

()

Anuncios

¡Critique, opine y comente! ¡Gracias por participar! (↓)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s