La Última Parada [CENSURA D/R]

 

[Shortbus, 2006]

Guión y dirección: John Cameron Mitchell.

Elenco: Sook-Yin Lee (Sofía), Paul Dawson (James), Lindsay Beamish (Severin), PJ DeBoy (Jamie), Raphael Barker (Rob), Jay Brannan (Ceth), Peter Stickles (Caleb).

 

* Niños y adolescentes pasen de largo de este post porque es contenido para adultos.

¡Acción!

Introducción: El innovador film inicia con un tema musical inolvidable y la primera imagen detalla el vencimiento de la Estatua de la Libertad. Después, se entra por la ventana, a la privacidad de un hombre desnudo que está en una bañera con la mirada perdida, luego éste con cámara en mano, se hace una toma juguetona. Seguido, en otro lugar de la ciudad, está una mujer con su colección de juguetitos sexuales, y preparándose para dar placer a un contrario. Vuelve la imagen del hombre desnudo con su especial contorsionismo. Continúa el paneo por New York, y una pareja heterosexual está en plena faena. Se ve nuevamente a la extraña mujer con su látigo y de regreso, una de las escenas más chocantes y jamás vistas en cine que se supone, no es porno. Ante esa escena, un vecino voyerista se sorprende y sigue observando. Entre una escena y otra, todos acaban su función.

Al cabo de ver aquella forma de darse placer así mismo, se podría pensar que lo que viene no tendría límite y de cierta manera, así fue. Entre los personajes principales está la sexóloga heterosexual, Sophia, china canadiense, casada y que finge con su pareja; James, un homosexual que vive desde hace cinco años en pareja con Jamie un ex actor infantil. A James le gustaría incluir a un tercero en la relación, a la par, realiza un documental autobiográfico como desahogo a su profunda depresión, conmovedora y definitiva para seguir o acabar; mientras un voyerista lo observa, lo salva y lo inicia. La dominatrix Jennifer Aniston o Severin toma fotos y saca una palabra de cada imagen y al igual que los otros personajes, algo la retiene. Todos ellos llegarán a “Shortbus”, el local de encuentros de cantos y conversación, de amistad y sexo. Se reúnen porque algo les falta, o porque nunca han tenido o sienten que deben identificarse con otros semejantes.

Frustraciones sexuales, seres solos aunque acompañados, muchas escenas de contacto sexual explicito, con masturbaciones femeninas incluidas. El conflicto de los personajes está claro, son seres inconformes que no sienten placer de ser quienes son con ellos y con los demás, en su relación de pareja o con su individualidad. En esta película la obsesión no es el sexo por el sexo, sino resolver sus limitaciones, carencias, sus miedos al después, sus miedos al ahora y descubrirse en otras posibilidades sexuales. Resistiendo hasta el final.

Visualizando los personajes y aceptando que no todos somos iguales, el film es mucho más profundo de lo que posiblemente algunos puedan pensar. Es un drama para gente madura, capaz de entender más allá del sexo, y comprender sus necesidades así no sean las propias o identificarse en ciertas situaciones.

Para algunos lo visto será hasta sublime, honesto, enternecedor, para otros simplemente es una producción de mal gusto. Cabe destacar, que todo, aunque extremo, parecía muy normal porque se trató con respeto las limitaciones de los personajes. Igual el metraje choca, transgrede, no le va a gustar a todos los públicos y no tiene que gustar a todos, ni éstos tienen que ser tildados de pacatos por no aguantar ciertas crudezas sexuales, ni los espectadores que aceptan con mayor tolerancia, son unos completos intelectuales o unos seudos eruditas.

Destacado la música, las actuaciones, cierta mezcla de arte y realidad íntima, la tragedia y la comedia, el mensaje y la reflexión que sirve para quienes buscan resolver sus conflictos internos y lo logran, o para aquellos quienes seguirán buscando hasta conseguirlo, eso sí, tampoco la solución para la paz íntima tendría que ser tríos o relaciones sexuales con el mismo sexo, lo importante es encontrar el camino que le funcione individualmente. ¡Se prende la luz!

RECOMENDADA (para gente madura).

Estreno en Venezuela: 07/11/08

Cotufeando : Como de costumbre, por hipócrita o respetando mi asombro público, prefiero ver este tipo de películas en la comodidad de mi hogar, porque de imaginar a todos viéndonos por el rabito del ojo, o sentir butacas vecinas temblorosas (he visto casos), prefiero pelar los ojos en privado (sólo los ojos).

Ver también

 

 


 

Club Crítica | Todos los derechos reservados | @clubcritica

()

Anuncios

Un comentario el “La Última Parada [CENSURA D/R]

  1. Pingback: 9 Orgasmos (CENSURA D) | © CLUB CRITICД

¡Critique, opine y comente! ¡Gracias por participar! (↓)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s