Los Falsificadores, 2007

[Die Fälscher, 2007]

sobrevives o mueres

Guionista y director Stefan Ruzowitzky.

Libro “The devil’s workshop” de Adolf Burger.

Elenco: Karl Markovics (Salomon Sorowitsch), August Diehl (Adolf Burger), Devid Striesow (Herzog), Martin Brambach (Holst), August Zirner (Dr. Klinger), Marie Bäumer (Aglaia), Dolores Chaplin (mujer pelirroja), Veit Stübner, Sebastian Urzendowsky (Kolya), Andreas Schmidt (Zilinsky), Tilo Prückner (Viktor Hahn).

¡Acción!

Paris, 1944. Suena música de tango y se ve la imagen de una playa. Un hombre sentado en la orilla, con una maleta y fumando un cigarrillo. Un recorte de prensa señala que es el fin de la guerra. La historia retrocede ocho años: Berlín, 1936. Salomón Sorowitsch, un ruso “nini” de la época o un oportunista que sólo vivía banalmente con sus dos grandes talentos: El dibujo y la falsificación de documentos, siendo ésta última habilidad la excusa perfecta para ir preso. Tres años después, el judío es retenido en un campo de concentración nazi y sobrevive gracias a su destreza para el dibujo, obteniendo por ello algunos pequeños privilegios. Cinco años después, su don para la falsificación lo ayuda a estar con un grupo de reclusos que se ven “beneficiados” por sus experiencias, pericias o mañas útiles para los intereses de la doctrina imperante. Ya para el año 1944, bajo esas circunstancias, o sobrevives siendo cómplice o mueres.

Hitler, nazismo, holocausto y “SS”, fuentes inagotables de la creatividad argumental para la cinematografía, pero cada vez sincerando la humanidad de unos y de otros, en un film original y arriesgado: ¿Por qué los ciudadanos callaban ante el genocidio? ¿Por qué un comandante nazi, que mata sin contemplación luego puede llegar al llanto al oír una interpretación musical? ¿Hipocresía o cinismo? ¿Por qué un judío falsificador no puede ser un héroe? ¿Judíos que colaboraban sin importarle lo que hacían con otros judíos? Posiblemente estos personajes contradigan la trama de La vida de los otros, que invita al ser humano limitado, carente de afecto y oprimido culturalmente, a transformarse a través de las artes hasta abandonar en lo que creía.

En esta historia circular, así como sentir dignidad no está hecho para Salomón Sorowitsch, tampoco el sentir miedo, porque mientras esté en el límite de su posibilidad de respirar en la circunstancia extrema en la que se encuentra, él seguirá sobreviviendo como pueda aunque eso signifique extender la guerra gracias a su colaboración. Caso contrario, se da con el personaje del comunista que no quiere doblegarse ante las imposiciones del sistema, porque pretende defender sus ideales en una circunstancia donde un disparo o la cámara de gas, podría terminar con su vida e igualmente, seguir existiendo la criminalidad que lo acosa y que tanto combate. En definitiva resulta hasta ridícula su posición, la posición de Adolf Burger quien dejó por escrito sus memorias en el libro en el cual se basó esta película.

Reflexión

El metraje ganador del premio de la academia en el año 2008 como mejor película de habla no inglesa (Austria), plantea la dualidad moral del ser humano que es víctima de una injusticia y en medio de una situación limite debe ceder y colaborar o, morir. Difícil situación la del idealista, personalmente sin ser de izquierda y, creyendo en la democracia con todo y sus defectos que son menores al comunismo o fascismo, habría seguido mis principios como el sacerdote Henri Kremer en El noveno día, valores y dignidad antes que ceder al crimen, pero hay que recordar que el planteamiento es extremo y sólo en esas circunstancias se toma decisiones, para bien o para mal. A Salomón Sorowitsch le resultó.

Asimismo, en el presente ¿le ha resultado a los cómplices del holocausto criollo mantenerse firme junto al abuso de poder?. Los protagonistas del mal sólo serán señalados con el tiempo y tendrán que vérselas con una verdadera ley que les haga pagar este genocidio a cuenta gotas que estamos sufriendo, por lo que éste como tantos otros dramas de ficción, pueda servirle a los actuales colaboracionistas del régimen nacional -que justifican sus acciones pro chavismo-, reflexionar a tiempo y asumir una posición de cambio que no los dejará en la ruina económica porque ya robaron bastante, pero si los hará libres de conciencia mientras todos logremos como país, la anhelada paz. Hasta la fecha, son pocos quienes con ideología y moral asumen el riesgo hasta pagar por ello, es el caso de los dueños y socios de RCTV, que antes de venderse prefirieron correr las consecuencias, pero ante la historia quedaron libre de culpas.

Dos frases:

  • “Los verdaderos animales son los explotadores comunistas. Ellos son los que hicieron posible el fascismo”.
  • “Sólo sobreviviendo podremos derrotarlos”.

 

 

Estreno en Venezuela: 28/08/08

VISTA: 18/09/08      

Ver también:

RECOMENDADA

 


 

Club Crítica | Todos los derechos reservados | @clubcritica

Anuncios

¡Critique, opine y comente! ¡Gracias por participar! (↓)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s