La Rosa Blanca (2005)

[Sophie Scholl. Die letzten tage, 2005]

Juventud excusa perfecta para la libertad

Dirección: Marc Rothemund.

Elenco: Julia Jentsch (Sophie Scholl), Alexander Held (Robert Mohr), Fabian Hinrichs (Hans Scholl).

Página web: http://www.sophiescholl-derfilm.de/

Alemania, segunda guerra mundial.

El drama biográfico nominado al premio de la academia 2005-2006 como mejor película de habla no inglesa, está basado en la historia real de un grupo de universitarios activistas de la resistencia denominada: La Rosa Blanca, quienes se opusieron pacíficamente a los embates del totalitarismo que implicaba la sumisión o el rebelarse y pagar las consecuencias, hasta quedar sometido a leyes usadas para defender la injusticia nazi.

Tras la música persecutoria y angustiante, verá como transcurre los últimos días de la joven de 21 años Sophie Scholl y de Hans, su hermano tres años mayor que ella. Ambos, junto a otros estudiantes decidieron por medio de panfletos hacer reflexionar sobre la guerra, sin usar la violencia, sólo con su ideología anti nazi, su conciencia y sus principios de paz que pese al final, hace que consideraran que valió la pena reclamar ¡Libertad!

Cualquier parecido con la realidad venezolana, no es coincidencia…

Las películas El hundimiento (o La caída), El noveno día y La Conspiración, así como una larga lista de filmes bajo la temática nazi, son tal vez considerados de argumentos repetitivos y trillados, o por lo menos eso habría pensaba hasta vivir en este largo periodo de retroceso histórico que hemos experimentado los venezolanos, logrando que nada sea analizado igual. Por tanto, cintas que tratan la cruda trama del “amo” dictador y sus subordinados “perros” ya no son reiterativos ni trillados, por el contrario, son una sacudida a nuestra inocencia ciudadana, es un constante abrir de ojos encontrarnos con hechos que sucedieron y aberraciones que siguen pasando.

Todo ha cambiado entre el antes y el ahora, muchas generaciones han transformado sus ideas y prioridades según el contexto que les toca vivir, por eso es trascendental que producciones como estas sigan realizándose a manera de informar, divulgar y alertar a nuevas generaciones de hechos que vuelven a repercutir en la historia.

De esa manera y sin desmeritar a los interpretes del mundo, ningún otro actor sentirá mejor un personaje nazi que sus dolientes directos, porque es un argumento que todavía los marca de tal manera, que podrían seguir escribiéndose guiones para ver si algún día se quitan las culpas que otros merecerían tener y que tantos se llevaron a la tumba, mientras aún las dolencias persistan en una mayoría víctima de aquella raza de creencia superior pero inferior en ideales de paz y derechos humanos.

La rosa blanca es un legado de inspiración pese a no ser un metraje de grandes acciones, más bien es lineal y hasta por momentos puede causar bostezos de no concentrarse en los diálogos, de ahí el valor, en lo que se dice y en cómo una sociedad en pleno milenio, muchos años después del nazismo y a continentes de distancia, se identificará para luchar democráticamente contra el poder de los victimarios (oficialismo). Y será lo que Dios y nuestra resistencia, fuerza y voluntad ciudadana logre para el bien de todos.

Destacado:

  • Toda la escena donde el juez y la ley nazi, con su vestimenta roja, juzga a los tres estudiantes universitarios.
  • También, conmovedora escena con los padres de los dos hermanos.
  • El final.

RECOMENDADA

A continuación un video que resume los eventos más importantes de la película, en su idioma original con subtítulos en inglés.

Los últimos días de Sophie Scholl

VISTA: 20.09.07

Ver también


Club Crítica | Todos los derechos reservados | @clubcritica

(↓)

Anuncios

Un comentario el “La Rosa Blanca (2005)

  1. COTUFEANDO: Cínicamente, la propaganda que abre la pantalla del cine es una de PDVSA, seguido de otros cuatro comerciales, hasta que la pantalla quedó oscura, cuestión que se repitió cuatro veces siendo la primera vez que veo una película por capítulos, y como ya es costumbre en el cine Humboldt, quien maneja el proyector, entra y sale, prende y apaga las luces, o llega tarde y proyecta la película cuando le da la gana.

    La película está rodando en cable (Movie City) y en cuatro salas de cine de Caracas, pero hágase un favor, no asista al cine Humboldt porque ver un film tan importante, tan significativo, postulado a los premios Oscar como mejor película extranjera en el año 2006, y tener que verla por capítulos no es justo ni siquiera un día jueves a mitad de precio.

¡Critique, opine y comente! ¡Gracias por participar! (↓)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s