TOCAR Y LUCHAR (2006)

Tocar y luchar, 2006.

Alguna vez asistí a un concierto en la sala José Félix Rivas y por lo menos sé lo que es estar presente ante tantos instrumentos que no son comunes; y jamás será igual verlo en una pantalla de cine que presenciarlo en directo, solo que éste documental será lo más cercano que tendrán algunos a la música de orquesta, mientras el público decide encontrarse con una experiencia que despierta todos lo sentidos. A continuación, la crónica al momento de ver el documental de Alberto Arvelo Mendoza.

Se armó la orquesta en el ambiente

Con todo y que había alguien en la fila de butacas que quería entrar a formar parte de la orquesta con el sonidito del papel de la chuchería que no terminaba de abrir, aunado a dos niños corriendo por el pasillo como si estuvieran en la sala de su casa porque no les interesaba el filme, y por si fuese poco un hecho folklórico, una persona detrás de mi hizo sonar el trombón gaseoso mientras los pocos que asistimos a la sala nos mirábamos de reojo, como buscando al desafinado culpable y, luego entre todos conteniendo la risa, afirmando ¡Yo no fui! Agradeciendo que a pesar de esa extraña sinfonía no participara en el concierto algún celular rumbero que despertara al dormido y enfureciera al atento.

¡Acción!

Si busca violencia, sexo y truculencia excesiva no vea esta película, porque lo más sexual que tiene son unos franceses implantes mamarios y cinco traillers (“Código de Da Vinci” y “La Profecía”) que forman parte del preámbulo comercial antes del film.

Emotivo metraje que trata de venezolanos con calidad, disciplina y responsabilidad, que hacen historia en la música sinfónica. Lo visto se hace excepcional porque sin dejar de reflejar la pobreza que invade a la descuidada patria, protagonizada por algunos niños de limitados sectores del país que salen de su realidad para entrar en otra más sana; extrañamente –y felizmente- es una producción que no contiene groserías, malandros, disparos, muertes ni violencia, es decir, a primera vista no hay franelas rojas.

Quien entre a ver este documental lo que sentirá es a una Venezuela prospera donde todos pertenecemos a una orquesta que hay que poner en armonía para que suene a nivel mundial.

¿Qué aporta al cine venezolano?

Siendo la primera película venezolana de las que he visto, que conmueve desde el sonar del himno hasta el final, crean que no hubo tiempo para desenredarme el nudo de la garganta.

El solo hecho de proyectarse un documental venezolano en distintas salas de cine y lograr que los asistentes pudieran conocer ese hermoso proyecto que ya lleva treinta años, y observar el aprendizaje individual de niños que con tanta seriedad asumen el instrumento musical como parte de su día a día, es lo que deja orgulloso el tricolor de cada chaqueta que llevan bien puesta lo que han realizado tan eficiente y digno sueño.

La positiva cinta de factura nacional tenía todo para cautivar a niños y adultos; y sin pretender saber mucho del tema cinematográfico más allá de mi afición, me hubiera gustado mayor creatividad en la estructura (claro que la hubo), o involucrar distintas clases sociales para no marginar a un sector que también lucha (no se podía por tratarse de un proyecto especifico), o reflejar la convivencia como parte de ese concertar un equipo que forma una orquesta, a la que hace referencia el maestro Abreu. Quizá menos acciones fotográficas y profundizar más las secuencias que unieran con mayor poesía cada historia para no hacer por momentos lento y hasta aburrido el documental, claro, que es la visión del creador Arvelo no la mía, es más, de tanta perfección emocional seguro no salgo del charco de lágrimas. Lleven pañuelo porque el conmoverse pareciera impreso en el ticket de esta película.

No sé que más decir, tiene tanta magia Tocar y Luchar que se puede pasar por alto cualquier omisión, porque quien sale culpándose ante el desconocimiento del “Sistema Nacional de Orquestas Sinfónicas Juveniles e Infantiles de Venezuela”, es el espectador que se ha perdido de un acto tan sublime y esperanzador como ese.

The End

cotufas.jpg: Lentamente van pasando los créditos de la película y todos comenzamos a levantarnos, mirarnos y juzgarnos: ¿Quién fue el del trombón gaseoso?

VISTA: 18/05/06

RECOMENDADA


Club Crítica / Destiario | Todos los derechos reservados | @clubcritica

(↓)

Anuncios

Un comentario el “TOCAR Y LUCHAR (2006)

  1. Pingback: Maroa, 2006 « © CLUB CRITICД

¡Critique, opine y comente! ¡Gracias por participar! (↓)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s