La matanza (2004)

[Hotel Rwuanda, 2004]

  ¿intervenir o no intervenir… he allí el problema?

Director: Terry George.

Guionistas: Ken Pearson y Terry George.

Elenco: Don Cheadle (Paul Rusesabagina), Sophie Okonedo (Tatiana Rusesabagina), Nick Nolte (Coronel Oliver), Joaquín Phoenix.

 

Nos llega otra película importante, de esas que dejan huella y que se puede ver una y otra vez por muy cruel que sea el contenido, porque da suficiente material para el análisis desde cualquier punto de vista: histórico, argumental, medios de comunicación, personajes y actuaciones.

Los antecedentes de la inutilidad de la división étnica (Tutsis y Hutus), es lo que incentivó el odio entre ellos, la desigualdad, la venganza y la lucha por el dominio. Un daño irreversible, de esos que marcan a un país beneficiando a los más hambrientos de poderío.

Año 1994. En este drama basado en hechos reales, se retrató el contexto hostil en Rwanda desde la posición del gerente del Hotel Mille Collins, Paul Rusesabagina (Don Cheadle) quien en medio de la crisis logró gerenciar, negociar, encubrir, proteger para salvar de la irracionalidad de los Hutus a su familia y a otras víctimas del clan Tutsi.

Para ese momento se acordaba un tratado de paz promovido por la ONU que resultó inconcluso por el asesinato del presidente Juvénal Habyarimana (Hutu). A partir de allí se desató el genocidio contra Tutsis, Hutus moderados y todo aquel que se opusiera (incluyendo a soldados extranjeros). La ayuda internacional no pudo asistir a tiempo, decidió no sacrificar más a sus soldados o no les interesó participar en una descarnada lucha interna para librar de la matanza a tantas personas inocentes que sufrieron el miedo diario y el ser descalificados como “cucarachas”. En esa guerra civil estaban involucrados activamente los más radicales, el resto, los débiles estaban desprotegidas sin opción, mujeres y niños los más perjudicados. En este punto polémico se contrapone el ser o no ser del intervencionismo extranjero, ¿cuándo actuar y hasta dónde llegar? ¿Qué hacer cuando los afectados son más que quienes tienen las riendas de la violencia?.

Otro valor del metraje, es la importancia de los medios de comunicación tanto para favorecer una causa como para todo lo contrario. La introducción de la película refleja como en el mundo hay otras noticias más importantes para destacar, mientras en Rwanda quienes tienen el control canalizan su venganza por medio del odio informativo a través de “Radio del poder Hotu”. Por otro lado, un periodista dejó testimonio audiovisual, que más allá de la primicia televisiva, difundió una noticia que debía trascender fronteras para sensibilizar al resto del mundo que se ahoga en sus propias calamidades.

“Estamos para mantener la paz, no para imponerla”

Un excelente drama biográfico de impactante trasfondo reflexivo, que denuncia para dar un mensaje individual y colectivo en emocionantes acciones, conmovedoras escenas (el camino repleto de muertos), un final complaciente pero no del todo feliz y muy buenas actuaciones, logrando tres nominaciones al premio de la academia.

Ver también

 

 

RECOMENDADA


Club Crítica | Todos los derechos reservados | @clubcritica

(↓)
Anuncios

¡Critique, opine y comente! ¡Gracias por participar! (↓)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s