El Aviador (2004)

 

El Aviador (2004)Director: Martin Scorsese (Taxi Driver; Nueva York, Nueva York; Toro salvaje; El color del dinero; La Última Tentación de Cristo; El cabo del miedo; La Edad de la Inocencia; Kundun).

Guión: John Logan (Gladiador, El Último Samurái).

Elenco: Leonardo DiCaprio (Howard Hughes), Cate Blanchett (Katharine Hepburn), Kate Beckinsale (Ava Gardner), Alec Baldwin (Juan Trippe), John C. Reilly (Noah Dietrich), Alan Alda (Senador Ralph Owen Brewster).

¡Acción!

1927 -1947.– El biopic retrató la manera obsesiva y perfeccionista del millonario aviador y productor de películas estadounidense Howard Hughes (Leonardo DiCaprio), su confrontación con Juan Trippe (Alec Baldwin) y las relaciones amorosas que mantuvo con dos reconocidas actrices de la época: Katharine Hepburn (Cate Blanchett) y Ava Gardner (Kate Beckinsale).

Este extenso drama biográfico dirigido por Martin Scorsese, contextualizado durante veinte años de la vida del empresario protagonista, es fascinante por la forma inteligente de narrar la desconocida historia del mundo de la aviación y a la par, reflejar el atractivo de la época dorada de Hollywood. Alcanzando una minuciosa investigación, hermoso diseño de vestuario y fotografía, precisos y destacados efectos visuales, sonido y actuaciones sobresalientes. Extrañamente y a diferencia de otros dramas biográficos que reflejan la parte más escabrosa de los protagonistas, el Howard Hughes (1905-1976) de la ficción, es pasional, ambicioso, talentoso e inconforme, sordo, maniático y fóbico, mujeriego, excéntrico y desquiciado. Un exitoso sin vicios ni adicciones a sustancias (no se muestra fumador, alcohólico o drogadicto), lo que habla de la intención de los creadores en dar a conocer al público lo mejor del personaje, la competitividad de un hombre soñador y visionario en dos profesiones paralelas, reiterando su padecimiento en diferentes escenas sin profundizar medicamente en los trastornos mentales, evidenciando su testarudez, manías, introspección y aislamiento, y todo lo que va perturbando su mente hasta llegar al desnudo e ir embotellando la orina, para luego salir como si nada a enfrentar un juicio y alargar, aún más, la trama.

Es un personaje complejo, lleno de transiciones y matices, un plato servido para cualquier actor porque son tantos los detalles y la información que debió dominar, que es imposible no reconocer el esfuerzo notable en la interpretación de DiCaprio, totalmente entregado mostrando distintas facetas, siempre rayando en la perfección y la locura, enamorado más de sus obsesiones que de las mujeres que pasaron por su vida, escapándose un gran amor como lo fue la actriz norteamericana Katharine Hepburn (1907-2003), ganadora de cuatro premios Oscar, caracterizada por la australiana Cate Blanchett.

Cate Blanchett como Katharine Hepburn

Si el espectador desconoce quién es Hepburn (o Ava Gardner), se quedará con la idea de que dos grandes actrices de la época Katharine Hepburn estuvieron relaciones con el empresario, no obstante, el guión fue amable con la figura de Hepburn y de ella conocimos que su padre era urólogo, que adoraba el teatro y las obras de Ibsen, y se bañaba 7 veces al día. Además, comentó del suicidio de su hermano y presentó a su adinerada familia (“Todos somos socialistas, aquí”); también, vemos al nuevo amante masculino, sin adentrarse en su bisexualidad porque no es un biopic sobre ella sino del desconocido, para la mayoría, Hughes. Ese rango de importancia protagónica dado a Blanchett quedó disminuido en otros personajes, por ejemplo, de la actriz estadounidense Ava Gardner interpretada por la británica Kate Beckinsale se supo lo necesario para complementar la personalidad obsesiva y maniática del aviador, pero de ella poco se conoció y es entendible dado que el paralelismo de ubicar a los tres personajes en ese tiempo, es una licencia del guionista y del director.

Será el público más detallista y conocedor del material filmográfico de las actrices, quien evalúe que tan exacto es la caracterización, pero así no se captara inmediatamente al icono que representó Cate Blanchett (35 años), su elegancia y gracia natural se robó la mirada del espectador, imprimiéndole la credibilidad en el estilo independiente y único de una veinteañera Hepburn en los años ‘30 (otra vez hay que alagar el vestuario), sin llegar a esa percepción -equivocada o no- del fuerte carácter, la australiana identificó a la estadounidense jovial, dócil y con sentido del humor. El único y mínimo detalle en contra de la interpretación, es que la voz se oyó en dos tonalidades distintas, tratando de imitar a la original y por momentos retomó su voz (se le escapó un tono británico-australiano). Lo que si se hizo necesario, es su presencia escénica durante las casi tres horas del drama, porque cuando ya su personaje había cumplido su cometido en la narración, la historia aunque interesante, se volvió algo pesada y extensa.

Dato:

  • Katharine Hepburn nació en el año 1907 para el año 1935 contaba con 25 años de edad.
  • Ava Gardner nació en el año 1922 para el año 1935 contaba con 13 años de edad.

 

Premio Óscar

Estreno en Venezuela: 18.02.05
Nominaciones: Critics Choice de 6/2, Globo de Oro de 6/3, SAG de 3/1, BAFTA de 14/4, Oscar de 11/5.
Premio Oscar (5/11): Actriz secundaria ✓, fotografía ✓, dirección de arte ✓, diseño de vestuario ✓, edición ✓ (película, dirección, guión original, actor principal, actor de soporte, mezcla de sonido).

Total:

Ver también

Club Crítica / Destiario | Todos los derechos reservados | @clubcritica

Anuncios